Sólo con ella

Escrito por
| 78 | 12 Comentarios

Hacía un tiempo que la estaba llamando.

Algunas personas consideraban que era buena, otras que era muy ácida y producía cierto malestar su cercanía. De todos modos, a pesar de los comentarios que ella generaba; quería darle un espacio en mi vida.

Dolorosamente, las personas que estaban a mi alrededor se fueron hacia alguna parte. Entendí que necesitaban descansar del relato de mi última historia. A mí también se me había tornado insoportable.

Ella estaba cerca.

Por momentos me apegaba a los comentarios negativos, tratando de esquivarla, huía; a pesar de sentir profundamente que necesitaba conocerla. Admitirla implicaba un crecimiento interior, involucraba ponerme en contacto con mi sombra, al igual que con mi luz; la que estaba tapada por la primera.

La había llamado muchas veces, diciendo que era con la única que deseaba estar; en el momento más penoso de mi vida.

“Siempre obtenemos aquello en lo que nos enfocamos”. En ella me había centrado, haciendo alarde y gritando: “quiero estar con ella, sólo con ella”.

En la adolescencia, me abrumaba su compañía. A esa altura de mi vida, lo tenía olvidado. Lo que recordaba perfectamente, era que, en otro período de mi existencia, estuvo pegada a mí. Se presentó como algo oscuro, imperturbable, daba miedo. En esos momentos jugué una pulseada con la muerte.

La gané.

Prefería tenerla de aliada. Me ayudaría a conocer mi ser interior, me daría pautas para encaminar el rumbo conduciéndome a otro tiempo.

“En un futuro dejará de ser mi guía, la correré para respirar diferentes aires”.

Pero era ella y solamente ella, la que, de tanto en tanto me producía punzantes llantos.

Me juré que aprendería a quererla, a escucharla, a respetarla.

Resueltamente me anticipé doblegando al miedo. Me centré en ella. Y mirándola a la cara, hice mía la decisión de invitarla: “Deseo que ocupes un espacio en mi vida”.

Sin titubear ella aceptó. Brindamos por eso.

¡Bienvenida soledad!

Comentarios

  1. AsNoren

    10 septiembre, 2020

    Muy bueno Eli. Tienes mi voto y un gran abrazo.

  2. Mabel

    10 septiembre, 2020

    Muy buena historia. Un abrazo Eli y mi voto desde Andalucía

  3. Esruza

    11 septiembre, 2020

    Un canto a la soledad. Es bienvenida porque llega sola.

    Mi voto, Eli.

    Estela

  4. Salma

    11 septiembre, 2020

    Hermosas letras. Y sí la soledad es una compañera necesaria algunas veces.

  5. Eli...

    11 septiembre, 2020

    Así es vecina @sandra_gutierrez_alvez, es necesaria y ayuda mucho.
    Algunos prefieren esconder la cabeza como la tortuga, otros elegimos su compañía.
    Muchas gracias.
    Abrazo nena

  6. Luis

    13 septiembre, 2020

    Bueno, siempre acaba llegando, buen relato, un abrazo y mi voto Eli!

  7. GarciaCorpas

    15 septiembre, 2020

    «Brindamos por eso»!!! muy bien! disfruté mucho la lectura, lo vi, lo sentí. Abrazo y éxitos!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas