Víctor y el arribo a España

Escrito por
| 16 | Dejar un comentario

Faltaban unas cuantas horas para entrar en aguas españolas y Don Víctor ofrendaba sus lágrimas al mar abierto desde la popa, se despedía de su pasado, con todos sus fallos y aciertos, sus alegrias y tristezas, su amor y desamor, se daba el lujo de llorar libremente, abiertamente. Ya se había disculpado con la vida por no habe sidor un hijo mas comprensivo, por no haber podido perdonar a sus padres mientras aún vivian; con sus hijos por no estar presente como padre activo, por no brindarles su guia y consejo a tiempo y haber delegado su formación a la autoridad materna pues tomar reponsabilidad le asustaba y reaccionaba enojado para esconderlo; se había disculpado con Carmen, en espíritu que no en vida, por haberla amado y dejado de amar injustamente, producto de una mala comunicación que él dejó crecer, por el dolor que le causó en sus últimos años de vida y haberla dejado morir en soledad, no es lo que él hubiera querido como bien se lo dijo a la Margot, pensaba que moriría antes que ella y que todavía tenian tiempo largo por delante, pero fué lo que fué, y también vivieron el amor; y por ello Don Víctor dió gracias a la vida, por todo el amor dado y recibido, en esposa, hijos, amigos y hermanos, y así inhalando hacia la izquierda recogió la energía puesta en su pasado y exhalando hacia la derecha regreso la energía compartida.

Y así a paso ligero se dirigió a la proa, a proactivarse pensó sonriendo, a recibir las sorpresas que guardara un pais tan añorado aún sin conocerlo. Don Manual al acercarse le dice: -así es como se comienza mi amigo, con la emoción a flor de piel, comparta hombre! comparta!

Si Don Manuel, estoy emocionado, me siento como cuando cobré mi primer sueldo, me fuí al cine y me compré un hot dog y mi refresco, con todo un mundo de posibilidades por delante esperando para que yo las vea y las disfrute, solo que ahora es mejor, ahora tengo un cómplice. Y así de buen humor y con muchas esperanzas arribaron a un puerto de España.

Primera parada objetivo mi amigo: Santiago de Compostela! y lo que topemos por el camino. Agarre su bastón compañero que aunque estamos recién ajustados no estará de más. Y así con bastón y boina (sin faltar la maletilla roja) emprendieron su camino.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas