El origen

Escrito por
| 49 | 6 Comentarios
      Confieso que cuando niña dejé morir mis gusanos de seda, por cobarde. La culpa me ha perseguido toda la vida. Ahora siento que es tiempo de decir mi descargo.

      Estaba enferma y eran las vacaciones de invierno. En el fondo de la escuela había un  gran árbol de morera, el único disponible en el pueblo para alimentar a las orugas. Mis compañeros entraban al patio cerrado con total confianza y  llevaban las hojas necesarias para sus larvas; pero  mis padres jamás hubieran entrado sin permiso a la escuela. Yo no podía levantarme de la cama, llevaba varios días con fiebre alta y de haberlo podido hacer, se que no hubiera desobedecido a mis progenitores hasta el punto de escaparme de casa, caminar casi un kilómetro hasta la escuela y entrar sin autorización para traer el alimento de las orugas. 

      Por varios días los gusanos comieron hojas de la higuera del patio del taller de mi abuelo, comían o no comían, pero  no crecían. Al terminar las vacaciones mis gusanos eran delgados filamentos grises, mientras que los de mis compañeros eran  vivaces orugas del grosor de un dedo. En poco tiempo, hicieron sus capullos y los míos murieron.

      Sentí que había defraudado a la maestra y a mis compañeros, ellos me habían confiado los valiosos gusanos seguramente por mi  fama de estudiante responsable, ignorando que mi responsabilidad tenía el límite de las normas familiares y que un portón cerrado era un límite infranqueable.

   Obtuve una gran lección, aunque fueron  necesarias varias víctimas para mi aprendizaje, además de las orugas y mis ilusiones de niña,  mi incipiente dignidad como persona fue violentada. 

     Y aprendí que no siempre se debe obedecer ciegamente, que siempre es necesario evaluar los daños y que en algunas oportunidades es necesario violar  hasta lo  que consideramos sagrado para salvaguardar la vida y la dignidad.

Salma

El reino de Seda

Comentarios

  1. Leire_G

    6 octubre, 2020

    Estoy muy de acuerdo con la moraleja de tu historia.

    Muy buen cuento. : )

  2. JRPineda

    6 octubre, 2020

    Todo fluye y cada momento es diferente, las decisiones no deben estar enmarcadas en un cuadro. Gracias por compartir tu sabiduría.

  3. Cortex

    10 octubre, 2020

    Muy didáctivo su cuento, Srita. Salma.

    Mi voto,
    }

    CORTEX

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas