LA OTRA VISIÓN

Escrito por
| 18 | Dejar un comentario

De pronto un día el ruido de los autos había desaparecido casi por completo, eso hacía que el smog poco a poco fuera desplazado por una vista más clara  de las mañanas.  El murmullo de voces callejeras solo se escuchaba tímidamente a ciertas horas del día y  si por casualidad alguien se asomaba por su ventana podría intuir de forma arbitraria que gran parte de los habitantes del planeta estuviesen muertos. Todo parecía como una de esas escenas que se ven en películas futuristas o de guerras nucleares, donde después de un gran estallido poco quedaba sobre la faz de la tierra. Pero la verdad era otra, un espantoso virus de origen desconocido atribuido a una mutación de murciélagos a seres humanos había invadido al planeta por todos sus puntos cardinales y el pánico de una pandemia se hacía más fuerte día tras día en los titulares de las noticias.

Los medios de comunicación estaban copados de información referente a las noticias del momento, el aumento de los contagiados era tal que una ciudad entera del gigante chino donde supuestamente empezó todo entró en confinamiento para salvaguardar a la población. El temor de propagación de ese enemigo silencioso rondaba el resto de Asia y los otros continentes.

En un santiamén el infame virus saltó las fronteras aéreas y terrestres llegando a las américas tomando a todos por sorpresa, cuando todos por acá veían eso como un lejano suceso propio de otras tierras.

Sin más, gran parte de la población aceptó a la terrible cuarentena con todo lo que ello implica, sin chistar todos se enclaustraron en sus casas y apartamentos tomando esa medida como un castigo y no como un mecanismo de protección para sus vidas.

Una pareja como cualquiera tenían a punto de estallar de pánico a sus dos hijos pequeños, estos veían el cambio abrupto de sus rutinas diarias, ya no iban al colegio y tenían que atender sus clases de forma virtual, cuando ellos ese escenario lo tenían como instrumentos para el juego. El varoncito a punto de llegar a su cumpleaños número siete elucubraba sobre el motivo de su fiesta de cumpleaños, mientras que la madre no encontraba las palabras exactas para explicarle que dicha fiesta nunca sería igual a las anteriores, inclusive tal vez no habría fiesta como tal. Mientras que la niña con escasos cinco años miraba con desilusión que sus padres han estado  en casa todos estos días y no han ido a trabajar, pero no era como los fines de semana era todo confuso para ella.

Estos fastidiaban a sus progenitores a tal punto que lograban sacar de quicio principalmente al padre, ya que este no sabía que hacer como lidiar con esta cuarentena si sus ingresos dependían de ventas realizadas fuera de casa visitando un sin número de clientes. Mientras que la madre más sosegada pero igualmente preocupada por sus labores de forma remota que no tenían la misma efectividad que de forma presente.

Casi en la mitad de la tan mencionada cuarentena, a la madre se le ocurre comprarle unos binoculares a cada hijo para que estos mirasen por sus respectivas ventanas, que a decir verdad se hallaban a una altura considerable, de esta forma los pequeños podían observar que no era mentira lo que los padres le decían sobre los cambios que sucedían en la calle.

A la segunda mañana de ocurrido el hecho, la madre que siempre hablaba más con los niños se le ocurre hacer esta pregunta a sus pequeños;

¿Que vieron esta mañana mis chiquillos…….?

Sin pensarlo el niño contesta primero;

¡Mami, acabo de ver a unos alienígenas paseándose allá fuera, tienen escafandra y riegan con su liquido galáctico las calles de nuestro planeta, míralos que se han alejado de su nave nodriza y están temerosos que sean descubiertos ¡

La niña no quiere quedarse atrás y le dice a la madre lo siguiente;

¡Mami, yo veo unos gnomos que se tapan la cara y le hacen una señal a los pocos autos que pasan y les muestran sus estómagos, míralos….como destapan los botes  de la basura! ¿Qué buscan ahí mami?

Pregunta………… ¿Qué fue lo que vieron los niños realmente?

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas