Shoá, Gulag…

Escrito por
| 45 | 5 Comentarios

Shoá, Gulag

Cerraba los ojos y respiraba por la nariz, intentaba sentir mejor.

Quería entender en qué momento se perdió, la esencia de ser hombre.

¿Cómo era posible que no hubiera conocimiento de toda esta masacre en la distancia?

No me separaba de la crespa alambrada, de la pared adornada con tiestos, tiestos sin flor.

Juntaba las manos, buscaba en profundos desfiladeros del alma. ¿Dónde estaba Dios?

Tenía la mirada serena, los miraba sin odio, ya no me quedaba ni tristeza, ni rencor.

Atrás quedó mi vida, extraviada entre trenes, trenes de hambre, frío, sed, y desesperación.

Atrás quedaban mis hijos, mi sangre, mi ilusión.

Nuestros cuerpos ya no eran más que tenues sombras, brumosas figuras diciendo adiós.

Los árboles dejan caer sus hojas, lágrimas del creador.

Se oye una canción, de un viejo violinista, que enseña a morir mejor.

Kadish, más allá de la mística. Suave y delicado, lleno de dolor.

Comentarios

  1. Salma

    3 noviembre, 2020

    @vicenteblanco, es como dices, nadie puede imaginar el dolor ajeno, y mucho menos en esa tortura extrema. El tributo, es memoria y ayuda a que seamos más humanos, más empáticos, más comprensivos. Ojalá no permitamos que vuelva a repetirse, nunca más. Por otra parte, la belleza de tus letras aporta muchísimo.

  2. Mabel

    3 noviembre, 2020

    ¡Me encanta! Un abrazo Vicente y mi voto desde Andalucía

  3. Eli...

    6 noviembre, 2020

    @vicenteblanco
    ¿Cómo me lo perdí?
    Muy doloroso, es verdad lo que decís «hay cosas que no se pueden llegar a imaginar».
    Me duelen aunque desconozca esa terrible magnitud.
    Y me duelen mal (como decimos por aquí, mal es mucho).
    Un abrazo amigo querido 🙂

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas