Únicas…

Escrito por
| 46 | 8 Comentarios

Entró al salón. Le dijeron que se sentara frente al espejo que estaba roto, hasta que legara su turno.

“¿Cuántas veces nos indican el lugar en el que debemos estar?”

Todos los días iba a peinarse.

A mí me estaban atendiendo. Y una vez más hacía terapia con mi peluquero preferido. Ella me miraba. No sabía que pensaba de mí. Me escuchaba.

Entre corrillos, Miguel –que también la atendía– me había contado que había venido de su país, porque allá había sido la única amante de un señor casado. Se enamoraron. Él nunca había sido infiel. Ella con nadie había estado.

Llena de promesas sin cumplir decidió partir.

Partir, y ser la amante de muchos que no prometían nada, sin amor alguno; con la condición de recibir un pago por sus servicios. Quizás, sin pasión ni ofrendas, su vida iría mejor. Podría ser única para varios.

“¿Cómo será cobrar para amar sin amar?”

Estaba enfundada en un atuendo deportivo, con el que no se vislumbraba nada de su cuerpo, sólo lo tapaba. Ése, era de ella y de todos los que pagaban para poseerlo.

Me seguía mirando de soslayo.

Tal vez deseaba lo que yo tenía: seguridad, una familia, el amor de un hombre. O, sin que nadie lo supiera, el de más de uno. A mí, aunque no era muy bonita me hubiera gustado tener su juventud.

“¿Ella quería lo mío?”

No lo sabía, pero estaba segura de que yo sí quería lo de ella.

“¿Su vida es mejor acá que en su país?”

Estaba sola, había decidido amar sin amor. Posiblemente, no conocía a lo que se enfrentaba con esa decisión. A pesar de ser únicas –cada una con su historia– cuando esa tarde nuestras miradas se cruzaron, tuve una certeza…

Ambas desconocíamos, si estábamos en el lugar que teníamos que estar.

Comentarios

  1. JR

    14 octubre, 2020

    Creo que nunca estaremos seguros! En ingles se piensa, «what if…? Tantos misterios compartidos en tan pocas lineas. Muy buen cuento.

    Saludos y un enorme abrazo, amiga.

  2. Eli...

    14 octubre, 2020

    @asnoren y @joserubengoycochea
    Gracias por vuestros comentarios. Nos indican donde estar. ¿Pero cuantas veces «elegimos» ese lugar como el correcto?
    Creo que de eso se trata, de elegir o aceptar.
    Yo tampoco sé si lo estoy, cómo dice José.
    Abrazos para ambos.

  3. JRPineda

    15 octubre, 2020

    Como saber dónde estar? Instuicion o deseo, de la primera se algo, del segundo nunca acaba, eso creo. Me encantó tu historia Eli, gracias.

  4. Salma

    15 octubre, 2020

    Por lo general estamos en el lugar en que debemos estar , pero generalmente los deseos son otros…los deseos vuelan y nos hacen volar.
    Tienes mi voto y mi abrazo.

  5. Eli...

    15 octubre, 2020

    @sandra_gutierrez_alvez
    Gracias Salma por tu comentario. Sí, los deseos siempre nos hacen volar.
    Yo vuelo hacia mi lugar en el mundo a pesar de haber elegido el que habito.
    Un abrazo vecina!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas