El alba de domingo

Escrito por
| 31 | 4 Comentarios

Entiendo ahora el temor a los domingos, la renuencia a un amanecer nuevo y la impotencia de verme a media luz.

He perdido la cuenta de las madrugadas, se desvanecen las imágenes de la película de mi cabeza, se atenúan de a poco desde que cerré la puerta, la misma que llevaba y traía con bien.

El día se hizo largo y no quería vivirlo, tengo a mi derecha mis caprichos y promesas, de los que me llenan de hace par de años ya, mientras que a la izquierda yace un espacio vacío y frío que ya no es más mío.

Me arranqué pedazos del alma ante la promesa que no pude cumplir, quitándolas de a poco y apilandolos sobre las prendas que se ocultan en el rincón de mi closet.

Tengo una vista ya conocida donde la cara se humedece y la realidad no lo parece, una confluencia entre fotos buenas y memorias malas que van dejando una cicatriz ya muy marcada y me veo, solo a la espera de que sea un mal sueño y que no tarde en despertar.

 

Comentarios

  1. Mabel

    11 noviembre, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas