Modus operandi

Escrito por
| 76 | 16 Comentarios

Hace algunos años leí un libro de Walter Riso, Psicólogo y Escritor argentino: “Amar o depender”.

No lo entendí.

Quisiera agregar algunos datos sobre esta obra, aunque… en este momento es difícil, a pesar de ser muy ordenada no lo encuentro. Una historia me quedó muy grabada –entre tantas que narró– hablaba de una paciente que estaba en una relación de absoluta dependencia. Y se iba a casar con un hombre que luego de hacer el amor, le decía que se tenía que bañar enseguida porque no soportaba el olor de ella en su piel, le daba asco.

¡Que espanto!

Frases de tamaña índole, eran frecuentes. Enceguecida por su dependencia emocional, hacía que en las sesiones lo justificara.

Esa mujer sufría terriblemente, pero frente a la posibilidad de que nadie la amara –era eso lo que creía– que ese hombre la tomara como esposa; le parecía lo mejor que le podía pasar en la vida.

Cuántas veces dependemos de alguien y justificamos lo imposible; frente a un amigo u otros afectos.

Esa persona nos sonríe y salió el sol. Nos manda un mensaje y se corrió la piedra de la cueva de Allí Babá. Nos llama por teléfono y se abren las puertas del Cielo.

Depender crea un compromiso con el sufrimiento, no con una persona. Se puede cambiar de compañero sin cambiar el modus operandi. Y ése nos mantiene firmes como soldados, al lado de alguien que no nos valora.

Esa persona nos consagra por sobre todas las cosas a una angustia que elegimos; a sabiendas de que nadie puede hacernos sufrir sin nuestro consentimiento.

A nadie podemos darle el timón de nuestras vidas.

Sin embargo, cuando sentimos que no podemos, pedimos un capitán para el barco; ése que únicamente nosotros debemos timonear.

Soportamos palabras que son desencantos, olvidos inolvidables, situaciones que nos dejan en la cuerda floja; porque lo más importante, el amor propio, está flojo.

Cuando dependemos de alguien su presencia es ultra necesaria para sentirnos tranquilos; si no está no respiramos.

Hay  frases que pueden resultar muy románticas: “sin vos me falta el aire”, “sos la luz de mi vida”, “te necesito tanto”. Todas y cada una de ellas hablan de dependencia emocional.

Cuando no dependemos, estamos bien solos y también con otra persona, con la que deseamos compartir buenos momentos.

Compartir es sumar alegría a la completitud de estar con nosotros mismos; disfrutando de nuestra vida y nuestro tiempo.

Es ponerle más aire y luz a nuestra existencia, pero cero necesidad.

Si  alguien está a nuestro lado sin agregar algún componente esencial; ningún sentido tiene que compartamos algo.

Muy bien lo dice el dicho: “Mas vale solo que mal acompañado”, algunas veces los dichos suenan cursis, pero cuánta razón tienen.

¡Viva el aire, la luz y el amar sin depender!

Ahora sí, voy a buscarlo y leerlo nuevamente arrancando de cero. Aunque, después de lo escrito, creo que todo lo absorbió mi inconsciente.

Gracias inconsciente, te admiro.

Comentarios

  1. Luis

    24 noviembre, 2020

    Realmente es así. Y el trauma dura tiempo. Muy buen relato o prosa, un saludo Eli y mi voto!!

  2. gonzalez

    24 noviembre, 2020

    Querida Eli, tenemos algunas inquietudes parecidas por lo que veo, je. Mi voto y un fuerte y cariñoso abrazo.

  3. Eli...

    24 noviembre, 2020

    @asnoren
    Es así, está comprobado, depender es sufrir. Y bueh! Una de las tantas cosas aprendidas en ese camino que te comenté antes.
    Te abrazo amiga y gracias 🙂

  4. Eli...

    24 noviembre, 2020

    @temor
    Sacar eso que es una obsesión, acarrea mucho tiempo y esfuerzo.
    Lo incluí en otros géneros, porque no existía «notas», esto es una de ellas.
    Me alegro que te haya gustado.
    Gracias Luis, un abrazo.

  5. Eli...

    24 noviembre, 2020

    @gilgonzalez
    Te comenté algo en uno de tus textos, creo que estás transitando por esta triste ruta.
    Amigo querido, esta nota es del 2013, en la que hago catarsis tratando de no depender más.
    Ese momento fue muy duro, me había separado del hombre, amor, o lo que sea de mi vida.
    Que siempre lo seguirá siendo.
    El padre de mis hijos.
    Hoy, lo sigo amando, sin dependencia ni apego, ya no sufro.
    Me duele lo que pasás, lo juro, porque lo conozco.
    Buscalo a Walter Riso, puede ayudarte.
    Te abrazo desde el alma 🙂

  6. AsNoren

    24 noviembre, 2020

    @clotildemacchi Se puede querer mucho, muchísimo a alguien, pero jamás tenemos que dejarnos eclipsar por esa persona, no tenemos que perdernos a nosotras mismas. Un abrazo Eli

  7. Eli...

    24 noviembre, 2020

    @asnoren
    Aunque, depender se parece más a una obsesión, el objeto de «tu amor» es lo único que te hace feliz. Mal, mal, mal. Te aspira tu esencia y nos perdemos, o mejor dicho se lo permitimos. Mal camino.
    Amar sin apegos es lo mejor, algunos no lo logran nunca. Estar consigo mismos, los mata, y lo otro también…
    El sillón del terapeuta, siempre está disponible, aunque muuuuchoooos se niegan a sentarse.
    Abrazos querida 🙂

  8. JRPineda

    24 noviembre, 2020

    Hola amiga, vuelvo al tema de la sabiduría de los años, tienen que pasar años y sin sabores para aprender que con quién quieras amanecer debe venir a sumar no a restar, aprender a estar contigo primero feliz para después repartir felicidad. Gracias es un placer leerte.

  9. The geezer

    25 noviembre, 2020

    Buenas reflexiones, como dijo JR Pineda, lástima que a menudo tengamos que pasar por ello para librarnos de esas relaciones tóxicas. Recuerdo que en un colegio donde di clase, los adolescentes recibían unos talleres de educación emocional, donde les enseñaban a analizar y a desterrar esas frases tan terribles, que tanto daño han hecho y yo pensé ¡qué bien, ojalá hubiésemos tenido eso en mis tiempos! Ya ves, después de todo sí que se pueden cambiar un poco las cosas.
    Un abrazo y hasta pronto, nena!
    César

  10. Eli...

    25 noviembre, 2020

    @jrpineda
    Es posible que a algunos les pase eso, yo a los veintisiete años ya estaba muy segura de con quién deseaba amanecer por el resto de mi vida. Y no pudo ser.
    Esta nota la escribí luego de separarnos definitivamente, y necesitaba desapegarme. Tardé para lograrlo. Lo sigo amando, sin apegos.
    Es muy cierto eso de estar feliz con uno mismo primero, porque si no nos amamos, menos nos va a amar otra persona.
    Se me hizo larga la respuesta, ja, ja, ja.
    Eso de «es un placer leerte», lo aprecio absolutamente.
    Un abrazo y gracias a vos, siempre.

  11. JR

    26 noviembre, 2020

    Completamente de acuerdo con AsNoren: «Depender crea un compromiso con el sufrimiento, no con una persona.» Creo que es la idea que mas me ha impresionado entre tantas.

    «Compartir es sumar alegría a la completitud de estar con nosotros mismos; disfrutando de nuestra vida y nuestro tiempo.»

    Muy hermoso todo esto.

    Saludos y un gran abrazo!

  12. Eli...

    27 noviembre, 2020

    @cesarholgado
    Hubiera sido bueno saber eso antes, sí, pero me parece que no lo hubiéramos comprendido. En la adolescencia, entre tantas cosas de las que adolecemos, creer es una de ellas. Más a los que vemos «como viejos».
    Pienso que es necesario el conocimiento empírico, para saber lo que esto significa.
    Es mi humilde opinión Cesar. No tengo ni tendré jamás todas las respuestas, sí, muchas preguntas, ja, ja, ja.
    Y que podemos cambiar las cosas, seguro.
    Gracias nene y abrazo.

  13. Eli...

    27 noviembre, 2020

    @joserubengoycochea
    Es lo que vos decís, lo que dice AsNoren, y las conclusiones que saqué del libro.
    Eso que te impresionó, es impresionante José, porque aferrarse a alguien de ese modo, es aterrador.
    Gracias por leerme, y comentar.
    Un abrazo nene 🙂

  14. Salma

    28 noviembre, 2020

    ¡Cuánta verdad encierran tus palabras, mi estimada Eli!
    Debería estar en una revista, al alcance de muchos.
    Voto y abrazo.,

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas