Lo que nunca te dije

Escrito por
| 54 | 6 Comentarios

Cual cálido destello de luz traslúcida, filtrada como gota perlada de rocío entre las ventanas de tus ojos, que me miran con ese azul inmenso e inabarcable hasta tocar mi más íntimo horizonte… Como fresco soplo de viento de ese aliento tuyo que se arremolina graciosamente entre mi pelo, exhalando mil fragancias embriagadoras… Con esa elegancia felina que me hipnotiza sutilmente bajo esas invisibles garras con las que has prendido mi voluntad… ¿Cómo podría, siquiera, remontar la fuerza de la corriente, cual azotado guijarro, en camino ascendente hacia tus mansas orillas?. ¿Cómo pensar en alzarme del húmedo suelo, cual frágil brizna de hierba y alcanzar la prístina cima de tu hermoso rostro?. ¿Cómo atreverme a clamar, con el furor desatado de los elementos, ese atronador deseo que provoca en mí tu esencia?.

“¿Cómo estás?”, preguntaste entonces, sonriendo con natural franqueza, mientras saludabas con la mano.

Una oleada de calor me envolvió de dentro afuera. Eras tú, cual tangible espejismo, brotando como un torrente con la fuerza comparable a la de los latidos de mi corazón. Y era yo, simulando ser un Dios, enaltecido de gloria. Y era mi timidez, ahogándome en un negro pozo de invisibilidad.

Carraspeé discretamente, arrugando el papel en el que murieron esas frases que nunca te dije.

“Estoy muy bien. Como siempre”, mentí cobardemente, mientras te veía alejarte.

Comentarios

  1. Alejandro F. Nogueira García

    10 diciembre, 2020

    Pocas veces he podido ver una evolución tan sorprendente en menos de un año. Comparando tus aportaciones de Enero de 2020 con las que estás realizando ahora, es obvio que no has perdido el tiempo. Parecen escritos por otra persona. Has profundizado tu lirismo, tu seguridad, tu vocabulario y tu expresividad de una manera sorprendente.

    “Déjame decir “Te quiero”” es uno de los mejores poemas que he podido leer en Falsaria. Se aprecia en él un ritmo muy marcado, muy cuidado, casi marcial. Las rimas asonantes suenan casi consonantes al estar apoyadas por unas medidas y unas reiteraciones que —a modo de pivotes o columnas— producen una sensación de solidez digna de las catedrales. No sé qué porcentaje de “inspiración” has utilizado en su creación pero a mí me parece que para construir algo tan firme se requiere mucha “transpiración”, muchas horas de buscar una determinada palabra y mucho insomnio consumido entre acentos, ritmos y rimas.

    “La carta” y “Lo que nunca te dije” son prosas que rezuman sensibilidad en cada palabra. Se observa tu capacidad para comunicar sutilidades del alma en brevísimas secuencias (tal y como exige el género del microrrelato).

    Quiero, por último, señalar un imperceptible “defectillo” sin importancia. Se trata —dicho sea de paso— de un problemilla muy habitual en el “Territorio Falsario” (seguramente yo también lo habré cometido alguna vez, aparte de otras cosas peores): la RAE dice que no se debe poner punto después del signo de cierre de interrogación y/o exclamación.

    — ¿Qué pasa, mami? Es para que se acuerde de nosotros hasta que regrese —insistió, nervioso, el niño—. ¡Díselo tú, tita! ¡Díselo! (Sin puntos después de las interrogaciones y exclamaciones).

    Muchas Gracias, Zarita, por tus aportaciones. Espero que vuelvas pronto con tus escritos. Si volvieras dentro de otros once meses y presentases la misma evolución que ahora, no quiero ni pensar en qué te habrás convertido.

  2. Zarita

    10 diciembre, 2020

    Hola Alejandro. Un verdadero placer que hayas tomado tu tiempo en leerme y comentar mis escritos. Y muchísimas gracias por la apreciación sobre la puntuación. Para nada carece de importancia y seguro, lo tendré en cuenta.

    En relación a «Déjame decir te quiero», no andas desencaminado. Puedo pasarme horas «hilvanando» esos versos que, aunque nacen de la inspiración, llevan un meticuloso y elaborado trabajo por mi parte. Me apasiona este género y espero poder «parir» nuevas rimas en un futuro.

  3. Mabel

    11 diciembre, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  4. Iván.Aquino L.

    2 febrero, 2021

    La timidez hay que vencerla como la ansiedad o los miedos. Mis saludos va mi voto.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas