Taumátropo

Escrito por
| 46 | 4 Comentarios

Tiré de los hilos por ambos extremos e hice rotar el disco que había en el centro. Giraba rápidamente en modo perpendicular a la acción que yo ejercía, creando cómo por arte de magia, una repentina esfera transparente que contenía dentro de sí la imagen de ambas caras como si fueran una sola. Un pequeño ruiseñor y una jaula. No pude evitar pensar que aquello mismo era yo, dos caras de una misma moneda (a las que no se me permitía observar de modo simultáneo),  muy distintas entre sí pero que al fin y al cabo se complementaban. Quién entonces, estaría tirando de los hilos desde algún sitio inadvertido, partiendo de un punto de sujeción, extendiéndose por una línea y desembocando en un círculo; este cuerpo plano que a su vez se transformaría en una esfera dentro de otra dimensión (indescriptible para nosotros que solo entrevemos ese otro lugar como niños espiando a través de la diminuta ranura de nuestros sentidos). Los ojos de qué extraño Dios, contemplarían el hiper taumátropo y entenderían el significado de la breve secuencia que presenciaban.

Los invito a leer más micro ficciones y cuentos de distintos géneros en el siguiente enlace, no se lo pierdan ;)!

https://cuentosenred.com/

 

Comentarios

  1. Alejandro F. Nogueira García

    19 diciembre, 2020

    Erendira, la escritora que siempre me sorprende situando su “cámara” en un ángulo desde el que se pueden captar las visiones más inesperadas de las cosas, ha convertido esta vez un artilugio tan sencillo como un taumatropo en materia de alta reflexión metafísica. Casi inmediatamente después de leer el texto, recordé un soneto de J.L.Borges que leí hace muchos años. Se titula “Ajedrez (II)”, fue publicado el “El hacedor” (1960) y dice así:

    Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
    reina, torre directa y peón ladino
    sobre lo negro y blanco del camino
    buscan y libran su batalla armada

    No saben que la mano señalada
    del jugador gobierna su destino,
    no saben que un rigor adamantino
    sujeta su albedrío y su jornada

    También el jugador es prisionero
    (la sentencia es de Omar) de otro tablero
    de negras noches y de blancos días

    Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
    ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
    de polvo y tiempo y sueño y agonías?

  2. ErendiraCorona

    19 diciembre, 2020

    Muchas gracias por la lectura y el comentario Alejandro! Hermoso soneto de Borges, tengo que admitir que si pensé en esa última frase mientras escribía este pequeño texto. Un saludo!

    Te invito a leer la revista digital gratuita donde podrás encontrar otros textos que espero sean de tu agrado.
    http://www.cuentosenred.com

  3. Fa

    21 diciembre, 2020

    Bonita comparación e imaginación. Un abrazo

  4. ErendiraCorona

    22 diciembre, 2020

    Muchas gracias Fa, te invito a pasar por el sitio cuentosenred.com . Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas