El río y el viento

Escrito por
| 42 | 10 Comentarios

El río segregó con fuerza sintiéndose frustrado y amargado.  Alegando  la misma rutina,  mecerse y avanzar  a un mismo destino, sintiendo que ya no le quedaba fuerza de voluntad para poder controlar sus impulsos. Unas penosas  lágrimas cayeron, no le preocupaban, nadie las notaria. Era referente a el elemento agua y las lágrimas no sé distinguían. El viento sopló con ímpetu llegando hasta a él e iniciando la conversación de costumbre. El río no lo escuchaba, y el viento notó el sombrío cambio en su amigo, especialmente, en el andar, cuando prosperaba sereno y tranquilo, algo no marchaba bien.

-¿Qué te sucede?-preguntó el viento-¿Por qué estás triste?

-Porque siempre estoy en movimiento, marchando hacia el mismo lugar, fluyendo sin parar, en realidad,  me dirijo a futuros inciertos recreando una y otra vez la misma práctica. Mi rol, es avanzar  sin detenerme, perteneciendo a una rama insulsa del elemento agua- se confesó con aflicción-

-Pero, no entiendo. Yo también estoy en continuo movimiento- expresó confundido ante la respuesta de su amigo y luego de una pausa prosiguió- Al mecernos por todos lados, realizamos un acto mágico. En lugares me detengo y hablo con árboles centenarios, me platican historias fascinantes, especialmente, anécdotas de sus vidas, y vos estás siempre en movimiento conociendo cosas nuevas a tu paso. Ellos están siempre en el mismo lugar y están maravillados con su trabajo, los elementos le aportan lo necesario y son felices. ¿Cuál es tu tristeza sí siempre progresas a un lugar desconocido?

– Que algunas veces me desbordo y lastimó a los humanos. En algunas circunstancias por  la necedad de mi naturaleza, no controló manejarme con ímpetu.

El viento quedó pensativo y a continuación habló decidido…

-Yo también me abanico con fuerza algunas veces y destruyó hogares. No es culpa nuestra. Nosotros pertenecemos a la naturaleza, si el humano no la cuida, es el método de defendernos. Yo creo que somos privilegiados de ser elementos pertenecientes al agua y al aire.

– Yo no comparto tu teoría. La tierra y el fuego, si son elementos con suerte. La tierra posee las maravillas del mundo y el fuego da abrigo, alimento a los humanos-replicó el río-

– Vez sólo una parte, ese es el lado bueno… Ellos también la pasan mal en algunas ocasiones, ¿nunca pensaste como se sienten?

– No, nunca lo pensé.

– Te explicó.  A la pobre tierra la contaminan y desprecian la mayor parte del tiempo. Al fuego lo usan en muchas causas de maldad terrenal, por ejemplo en daños forestales, bosques enteros arrasados por la mano del hombre al incendiarlos.  Ahí se unen la tierra y el fuego en un dolor colosal, llamándote a vos.

– ¿A mí?- consternado ante el final de la oración redactada-

– Por supuesto, vos perteneces al elemento agua. Cuando la tierra y el fuego se deprimen y se unen. La lluvia renace con tal potencia, que ayuda a sus dos hermanos con cataratas de lágrimas que caen del cielo y yo también pagó las consecuencias. En los desastres forestales, para que no se extienda, me contengo y sufro mucho al no poder avanzar. Yo creo que no te das cuenta de lo valioso que sos. Todos poseemos nuestro lado bueno,  nuestro lado malo y nuestra rutina. ¿En qué podemos enfocarnos? En lo positivo… En tu caso, vos brindas vida a los peces, la gente se sienta a un costado a admirarte, a llenarse de vida. El agua purifica las heridas que siente el humano y se las lleva.

– No lo pensé de esa manera- le comentó en un hilo de voz-

– No lo pensaste de esa manera, porque estas tan introducido en tu dolor y percató un poco de envidia hacia tus hermanos, que no podes lograr admirar los momentos positivos a lo que llamas “rutina”. Te enfocas en lo negativo de tu glorioso trabajo y especialmente te orientas a que te da miedo avanzar. A mí no me engañas, dirigirte a lugares desconocidos,  por motivo de miedos infundados al no querer lastimar, no deja que disfrutes y reniegas de avanzar. La mayoría de las veces, los miedos que poseemos los provocamos para quedarnos cómodos y quejarnos. No lastimas porque querés, es inevitable. Si te estancas, te ensucias, te pudres y podes llegar a traer insectos que lastiman al hombre. Acordate que todo es una cadena. Por eso somos elementos y pertenecemos a la madre tierra. Enfócate en lo positivo y todo saldrá bien. Enfócate en lo negativo y todo lo malo vendrá a vos.

El río enmudeció ante el relato de su amigo el viento, que poseía la razón en todo lo dicho. El viento se alejó, y el río fluyo seguro y admiro cada acontecimiento a su paso, sintetizando que lo que tendría que pasar, episódicamente sucedería por una razón.

Moraleja: por miedo a avanzar, nunca te rindas. Las caídas son inevitables, pero te levantaras si realmente quieres. La vida es solo un momento, disfruta y siente cada instante. No envidies al otro, para que puedas entender lo que es respetar y embelesar tu propia vida. Protege a la naturaleza que te brinda su esencia para que continúes, no la destruyas, admírala sin lastimarla y ella te regalara sus frutos.

 

 

Comentarios

  1. JRPineda

    5 enero, 2021

    Hermoso, somos naturaleza, al lastimarla nos lastimamos. Gracias.

  2. Mabel

    5 enero, 2021

    ¡Qué maravilla! Un abrazo Jess y mi voto desde Andalucía

  3. Jess Primus

    6 enero, 2021

    JRPineda Sí, somos naturaleza y ella es tan sabia, nos brinda tanto y algunas veces el humano no sé da cuenta. Muchas gracias por tu comentario!!! Cariños y abrazos enormes!!!

  4. Jess Primus

    6 enero, 2021

    Gracias Mabel querida!!! Cariños y abrazos enormes desde Argentina!!!

  5. Gian

    8 enero, 2021

    Excelente cuento

    Saludos y mi voto.

    Gian.

  6. Jess Primus

    9 enero, 2021

    Gracias Gian!!! Por tu comentario y voto!!! Cariños y abrazos enormes!!!

  7. The geezer

    13 enero, 2021

    Bonita fábula para explicar cosas muy ciertas. Mi voto y saludos
    César

  8. Jess Primus

    14 enero, 2021

    Gracias The geezer por tu voto y comentario!!! Cariños y abrazos enormes!!!

  9. Eli...

    14 enero, 2021

    @jessprimus
    ¡¡¡Muy original, me encantó!!!
    Coincido con lo que comentó Pineda.
    Un abrazo querida y un voto más 🙂

  10. Jess Primus

    15 enero, 2021

    Gracias Eli querida!!! Es así, al lastimarla , nos lastimamos. Te agradezco enormemente por leer siempre mis escritos!!! Cariños y abrazos enormes compatriota!!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas