MONOLOGO INTERIOR

Escrito por
| 17 | 2 Comentarios

Despierto. El día me toma de nuevo y suelto los ojos, las sábanas y me dejo ir… Caparazón azul que amanece y se torna gris o blanco.
El suelo es frío… la ropa fría y la puerta en el mismo lugar.
Misma casa, cama, calma, y vaga voz.
La calle siempre: norte-sur y sin asfaltar.
El café quemado y la agenda tarde. La vida programada y cuestionada y vuelta a programar.
Sí. Me veo al espejo y soy yo, yo fui la que desperté. Yo me calzo el día y el horario y reviso tres veces la cartera.
«Ella» se quedó con los movimientos REM y con la noche… caparazón agujereado e infinito; sin suelo, sin ropa… con puertas que siempre se equivocan. Casas que son todas y ninguna mientras el tiempo delira entre los callejones de la nada en carnaval.

Si… en la cama murmura su aroma evaporado… me saco la última pluma mientras salgo a la calle con el alarido entre los dedos, con la torpeza que lo tapa.-

 

Comentarios

  1. Esruza

    13 enero, 2021

    La rutina de siempre, me gustó cómo lo expresas.

    Un saludo y mi voto.

    Estela

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas