¿A QUÉ SABE LA GENTE? (Pequeños secretos de cocina)

Escrito por
| 23 | Dejar un comentario

El sabor de las personas cambia con los años, y depende de su estado de ánimo, del viento que les dispara en la mañana y de la luna que los pisa en la noche; también depende de lo que hayan comido: carnes rojas de vergüenza o granos indisciplinados; sopa perdida en la falda de un “te quiero” o manzanas desnudas a medio cantar, y si han bebido de más les sale por la piel olor a derrota amanecida, pero no los recomiendo: dan extrañas migrañas con alucinaciones de dragones enfurecidos, sirenas de ríos poco profundos y máscaras de madera envejecida lloviendo a cantaros. No lo recomiendo. La cultura popular avisa que la carne de ninfa bañada en cerveza ofrece un orgulloso sabor a pollo. No es cierto, pero sé que hay pollos que al degustarlos te atacan imágenes de alocadas encargadas de restaurantes de carretera, sobre todo al comer las alas, que recuerdan los muslos sudados y malheridos de muchos turnos de mala paga. Las mujeres tienen un sabor marinado en llanto de queso fundido, y las de treinta y más historias, llevan semillas en la cintura, se adoban la garganta con poemas sin memoria, y los domingos aromatizan de almizcle los muebles donde se posan. Pero no todas saben igual, eso depende: de medio siglo en adelante, y si han llorado con regularidad fatigosa, navegan entre la madera encerrada y mantel de cocina, sábila seca y pasto de camino olvidado.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas