Los lobos de Morfeo

Escrito por
| 14 | 1 Comentario

Cuando se duermen las amapolas y aullan los lobos por mi ausencia, sendereo por las riberas del sueño, que meandrea por las laderas de la inconsciencia. Engañada por Morfeo, me desprendo de mi morada carnal y dejo que el sueño congele mis pies. Alentada por el peso en mi pecho, dejo que el agua rebase mis caderas, invitándome con su densidad a flotar sobre ella, y descansar tal vez incluso.

Sin embargo, según mis pies dejan el fondo empedrado del río soñado, se oye la risa de Morfeo, cesa el aullar de los lobos y en el cielo seis campanas tañen 6 veces. Una vez más, es la hora.

El río deja de fluir y se empantana, y en la viscosidad del barro el peso de mi pecho se hace más patente, hundiéndome en la ponzoña y en la mierda. Cuando los lobos se abalanzan a comer de mi pecho; se oye la risa de Morfeo, y mi mirada perdida ve en los dientes de las fieras el brillo plateado de la Luna.

 

Comentarios

  1. Mabel

    23 febrero, 2021

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas