Reencuentro

Escrito por
| 27 | 6 Comentarios

¿Puedo invitarte un café?

por favor, no digas que no,

siéntate a mi lado o si lo deseas,

caminemos al aire fresco del solsticio,

bebamos de esa taza después,

y mientras tú me cuentas acerca de tu día,

no mancharé nuestra plática,

con interrupciones indebidas,

en mi defensa, diré:

este ciclo es un vaticinio,

es el bálsamo que apartará la soledad,

y las cenizas arderán una vez más,

el cayado romperá el silencio,

hasta fragmentarlo,

y desde ese rincón apartado, escondido,

emergerá pura y cristalina, de la sólida roca,

una refrescante vertiente,

al igual que en la desobediencia de Moisés,

brotara el ansiado líquido anhelado,

 

Pero hoy,

no convengamos frases o metáforas idealistas,

No; escucha,

solo nuestros pensamientos,

como un idílico bote navegando al atardecer,

eso es lo que quiero,

eso pretendo, ¿me entiendes?

 

¡Puebla la noche con tus palabras!

¡Imprime firmeza a tus versos!

¡Llena de encanto las aristas de nuestros nombres!

Ven, por favor,

te mostraré el sendero que recorro.

ese que se aparta de los pretextos,

como cerrojos al romperse,

al igual que los eslabones de una cadena,

se estremecen al quebrantarse,

Así,

a lo largo de nuestra cita, afectuosa, sincera,

en esta hora prometida,

influyamos de libertad a nuestro encuentro,

 

Tú y yo, juntos,

recorriendo el camino de regreso,

justo al inicio,

y mucho antes que comenzara todo,

las espinas que sajaron nuestra piel,

las piedras que hendieron nuestros pies,

las manos henchidas de dolor,

el corazón gimiendo,

el ánimo envuelto de angustia.

 

¿Por qué duele recordar?

Lo necesitamos para sanar,

encontrar la melodía que nos una,

el perdón que nos reconcilie,

 

Por eso la taza de café,

por eso mi pedido,

haciendo a un lado la culpa, el miedo,

y la desazón que corta como el hielo,

Ven por favor, siéntate conmigo,

permite que te escuche,

déjame oír el dulce sonido de tu voz,

el latir de tus sentimientos,

aquellos cubiertos de abandono,

esos inciertos susurros que penetran el alma,

déjame ser tu amigo,

que este sea un motivo para dialogar,

y recuperar lo que hemos perdido.

Comentarios

  1. Mabel

    15 febrero, 2021

    Muy buen poema. Un abrazo Víctor y mi voto desde Andalucía

  2. Victor

    15 febrero, 2021

    Gracias, Mabel. Lo aprecio. Saludos

  3. Tara

    16 febrero, 2021

    Qué lindo poema, saludos y mi voto 🙂

  4. Victor

    16 febrero, 2021

    Te lo agradezco, Tara. Aprecio tus palabras. Saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas