Mi barrio

Escrito por
| 36 | 3 Comentarios

 

Mi barrio es uno de los más antiguos de la ciudad. Con sus casas bajas y grandes, algunas con jardines delanteros y árboles añejos. Otras, modernizadas con el paso de los años y con materiales más novedosos.

Mi barrio es residencial, pero en realidad tiene muchos comercios y demasiadas escuelas e iglesias. Grandes avenidas circundan los límites con otros barrios, y calles anchas y espaciosas separan las manzanas. Las veredas tienen hileras de árboles que hacen de cortina a las viviendas. Fresnos, lapachos, siempreverdes, duraznillos “de adorno” y paraísos forman fila en las veredas del barrio. Recuerdo, en mi infancia, era una costumbre jugar con el fruto del paraíso que todos llamaban “boluquitas”. Las nenas las usaban para fabricar “comiditas” y los varones, les robaban algún rulero a las abuelas para armar con globos unas especies de “armas” con las que lanzaban esos “misiles” en las puertas de las casas, cuando la siesta tenía a todo el barrio dormido. Porque antes, las siestas, eran realmente para descansar…no como ahora que poblado el barrio de comercios, las siestas son un ir y venir de personas deambulando, escolares saliendo de sus colegios, camiones entregando mercaderías, gente en bicicletas, autos de todo tamaño yendo y viniendo.

Mi barrio tiene el sabor de las corridas en los días de semanas, el ruido de los motores, el sonido de Aurora que se escapa de alguna de las escuelas que entre tres manzanos, suman cuatro. Tiene el aroma del pan recién horneado a las siete de la mañana cuando abro la puerta para salir a trabajar. La simpatía de alguna vecina que barriendo la vereda en otoño te despide con alegría. El gesto gracioso de ese bebé que va en el carrito a la guardería, tan temprano.

Y mi barrio tiene la paz del desierto durante los fines de semana. El silencio del campo interrumpido por el zureo de las palomas y el repiqueteo de las aves que cantan al alba, los sábados, domingos y feriados…cuando la gente no transita, cuando todos descansan en sus casas, cuando todos toman mate hasta tarde, en pijama y pantuflas.

Mi barrio tiene el aroma fresco de la noche y la vista maravillosa de un cielo implacable, negro, salteado de estrellas titilando brillantes como purpurinas alocadas sobre un lienzo. Tiene el espectáculo de la luna serena en una noche helada reflejada en algún charco sobre el asfalto. Y ese aire fresco, casi limpio en madrugada.

Mi barrio tiene las raíces de quienes lo formaron. Familias de italianos, españoles y armenios que huyeron del horror de la guerra para afincarse en este suelo, en estas veredas, en sus callejones deshabitados y descoloridos a los que ellos lograron dar vida…y junto con eso tiene el aroma de los estofados y los bizcochuelos, de los naranjos de la Augusto López; esa calle en la que tantas frutas algún día se convertirán directamente en mermeladas.

Mi barrio es muy viejo y eso me encanta, porque está lleno de historia y de historias, de personajes célebres, de anécdotas y de leyendas urbanas, tiene vida en cada vereda transitada, en cada una de todas sus plazas donde juegan y andan en bicicleta muchísimos chicos. Donde los areneros se pueblan de pequeños “caminantes” y la risa es el lenguaje común por las tardes.

Mi barrio es especial, porque cuando voy llegando en el transporte de trabajar y cruzo el puente que me separa de la zona céntrica, y voy reconociendo las manzanas que me van acercando a mi hogar, voy sintiendo esa grata sensación de sentirme en casa.

Comentarios

  1. PabloM

    26 marzo, 2021

    Muy lindo relato. Pero no puedo ubicarlo. ¿Dónde es?

  2. gonzalez

    26 marzo, 2021

    Me gustó, amiga. Mi voto desde Argentina (del barrio Agronomía). Saludos.

  3. Luis

    26 marzo, 2021

    Muy bello relato, ese contraste entre tiempo actual y tiempo pretérito, aporta mucho a la propuesta. Un saludo Dany y mi voto!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas