El milagro

Escrito por
| 51 | 10 Comentarios

Una conmoción sin precedentes había sacudido el polvo del adormilado pueblo de Santa Carmen, por la madrugada la iglesia se había incendiado. La policía barajaba algunas hipótesis, que el siniestro fuera provocado por un cortocircuito o por un descuido en el interior (una vela caída quizás) o por el acto terrorista de un ateo pirómano. Esto último era lo que se rumoreaba con mayor énfasis entre la población, aunque nada indicaba que un individuo con esa característica habitara o anduviera circulando en la localidad (pero ya se sabe que donde nunca pasa nada cuando sucede algo la tendencia es exagerar lo máximo posible). 

   Por la mañana la muchedumbre, es decir casi todo el pueblo, apiñada en la plaza frente a la iglesia, miraba atónita cómo el impiedoso fuego asesino terminaba de consumir lo poco que quedaba de la santa casa de Dios, pese al esfuerzo de los bomberos y de unos cuantos ciudadanos temerarios que trabajaban sin descanso desde la madrugada. La estructura reducida a escombros carbonizados parecía un monstruo abatido a punto de expirar y de cuyas entrañas las débiles columnas de humo y vapor que aún despedía el siniestro se asemejaban a sus últimas exhalaciones. 

   Curiosamente, la gente estaba muy preocupada con la integridad de la campana, que se había venido abajo junto con la techumbre al poco tiempo de iniciarse el siniestro (seguramente porque es a través de ella que la gente se entera de los principales acontecimientos sociales del pueblo, no así los siniestros y accidentes, que recae en la sirena de los bomberos para avisarle a todos que los sigan), pero como estaba debajo de los escombros los comentarios sobre su posible derretimiento eran meras suposiciones. Cuando, por fin, el monstruo de escombros exhaló el último suspiro y los bomberos pudieron adentrarse sobre los escombros, cuál no fue la sorpresa que a todos dejó perplejos: a medio enterrar entre los escombros tiznados podía verse, clara y nítidamente, no la susodicha campana sino al Cristo crucificado del altar mayor, ¡intacto! 

   Delante del catastrófico siniestro, el padre y su monaguillo predilecto, el mismo al que le encargara la última refacción del Cristo unas semanas antes, observaban con sonrisas bondadosas el milagro divino. A su alrededor la multitud posesa, antes acongojada y ahora extasiada, elevaba oraciones y aleluyas al cielo delante del hijo incólume de Dios. El padre caviló unos segundos sobre cómo podía sacar ventaja del asunto milagroso hasta que se le alumbró la lamparita (de 25 watts, pero lámpara al fin), entonces se dio vuelta y encarando a los creyentes levantó los brazos y empezó a vociferar a todo pulmón frases que encajaban como hechas a medida para la ocasión: «Es un milagro del Señor», «Dios sabe lo que hace» o «Él (ésto lo indicó con los pulgares sobre sus hombros porque se refería al Cristo en los escombros) es la prueba incontestable de que Dios existe» y otras sentencias por el estilo. Entretanto, el monaguillo se notaba un tanto intranquilo, como si una urgencia le impidiese una postura solemne. Su mirada iba y venía del padre a Cristo y de Cristo al padre, hasta que no pudo contenerse más y tocó al padre en las costillas con un leve codazo disimulado. 

   «¿Qué sucede Humbertito, no ves que estoy hablando?», se quejó el padre, molesto por la interrupción del monaguillo. Pero el monaguillo, mirando a los ojos vidriosos del padre con ojos picarones, musitó casi susurrando: 

   «¿Y, qué me dice, padre? No le dije yo que el vendedor de la pinturería me aseguró que la pintura era buena, a prueba de fuego y todo». El semblante bondadoso del padre se transformó en cuestión de un segundo en una máscara siniestra de mirar oscuro y amenazante, entonces, encarando al monaguillo con severidad y anteponiendo el dedo indicador de su mano derecha sobre sus labios, le dijo: 

 

   «Shhh, que nadie te oiga, o Dios te castigará». 

Comentarios

  1. PabloM

    6 abril, 2021

    Y sí, hay que conservar la clientela… Que no te excomulguen, hereje jeje. Abrazo!

  2. Opzmo

    6 abril, 2021

    ¡Buenas Tardes, Pablo!, Gracias por la advertencia, amigo, pero eso no se aplica a mí. Otro abrazo, hermano!!!

  3. Opzmo

    6 abril, 2021

    Gracias a ti, hermano, por allegarte a comentar, un abrazo cordial.

  4. Esruza

    7 abril, 2021

    Muy buen cuento, John, me gustó leerlo.

    Mi voto y un saludo cordial

    Estela

  5. Opzmo

    7 abril, 2021

    Gracias, Estela por el comentario, grato de que te haya gustado. Saludos!!!

  6. Laura C.

    7 abril, 2021

    «No hay que levantar la perdiz»… jeje
    Me encantó.
    Va mi voto.

  7. Opzmo

    8 abril, 2021

    ¡Con certeza!, y de paso la amenaza del castigo divino. Gracias, Laura.

  8. JR

    13 abril, 2021

    @johnball – Cuentas muy bien sobre esos pueblos perdidos y sus habitantes. Me gusta tu forma de contar historias. A portada.

    Saludos!

  9. Opzmo

    13 abril, 2021

    Gracias, JR. Lo que pasa es que fui criado en un pueblito del interior de la provincia de Buenos Aires, puro campo. Y cuando escribo sobre esos pueblos en mi mente siempre está el mío. Qué bueno que te gusten los cuentos de ese tipo, tengo un montón y de a poco iré publicando. El próximo que aún está en revisión la historia está situada en una estancia, no sé como las llaman ustedes allá, acá también se llaman haciendas. Saludos, hermano!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas