Bajo control

Escrito por
| 57 | 7 Comentarios

Alex accionó el control remoto y abrió el portón de ingreso a su cochera, luego posicionó el auto en dirección a la misma y avanzó lentamente. La cámara ubicada al frente de la vivienda comenzó a girar acompañando los movimientos del vehículo.

Una vez que estacionó el coche descendió de éste y volvió a apretar el botón para cerrar el portón. Enseguida tomó el otro control remoto, el que le dieron cuando compró el auto, y dejó conectada la alarma.

A continuación extrajo la tarjeta electromagnética del bolsillo derecho de su chaqueta y la pasó por el lector anexado a la pared, de inmediato se abrió una puerta que conducía hacia un extenso pasillo, y al final de éste había otra puerta que daba ingreso a un jardín interior muy luminoso y acogedor.

Una de las plantas, la Heliamphora chimantensis, giró su tronco hacia él y abrió sus pétalos para atrapar el contenido del recipiente que Alex acababa de extraer del bolsillo izquierdo de su chaqueta. El alimento no tardó en ser devorado por Devy, así llamaba el dueño de casa a su planta carnívora.

Él sonrió mientras reflexionaba sobre la magnificencia de natura, capaz de proveer a algunas especies de belleza y a la vez de peligrosidad.

Alex caminó unos metros bajo la galería y luego accionó otro control remoto que se hallaba arriba de una estantería, junto con algunos accesorios de jardinería. Se activaron entonces varios rociadores automáticos distribuidos en el cielo raso, estos regaron un sector del jardín, las especies estaban divididas según sus requerimientos de humedad.

La Heliamphora chimantensis se encontraba a prudente distancia del resto.

A continuación ingresó a la cocina y tomó un nuevo control remoto ubicado sobre la mesa, al accionarlo se abrió la puerta de la heladera y de inmediato se oyó una voz femenina que dijo:

Buenas tardes, señor Alex. Necesita reponer stock de bebidas sin alcohol. El queso untable está próximo a vencer. Recuerde que tiene sándwiches de miga en un tupper. El licuado de frutas ya perdió sus vitaminas, le aconsejo desecharlo. El envase de telgopor conteniendo helado está mal cerrado. Es todo por ahora.

Gracias, Gelly, seguiré tus consejos le respondió Alex y luego se sirvió un vaso de licuado, pese a la reciente recomendación

Cerró el refrigerador y se dirigió al baño, allí accionó otro control remoto que levantó la tapa del inodoro, después se sentó y enseguida se escuchó una voz masculina:

¡Atención! Se aprecia un hematoma en el glúteo derecho y una leve inflamación en el testículo izquierdo, si se prepara para evacuar le recomiendo evitar hacer fuerza, peligro de sangrado hemorroidal

Okay, Inny, despreocúpate, en breve iré al proctólogo le respondió y a continuación procedió a hacer lo suyo

Cuando concluyó la tarea apretó ambos botones el que arrojaba agua y el que procedía a cerrar la tapa del inodoro luego se higienizó y a continuación fue hasta su habitación, allí buscó el control remoto que encendía el televisor y se recostó sobre la cama, pasó de un canal a otro hasta estacionarse en uno de noticias.

«Tal como lo había anunciado ayer el ministro de planificación económica, ya fue enviada al Congreso la ley que contempla la implementación de un impuesto inédito en el país. Se trata del cobro de una suma importante por cada control remoto en funcionamiento. La medida pretende ejercer un control –valga la redundancia– sobre la utilización de los mismos, ya que se ha demostrado su efecto perjudicial para la ecología, puesto que cada vez son más las baterías que se arrojan en los desperdicios, con el consiguiente peligro de contaminación ambiental. Fuentes fidedignas aseguran que la mencionada ley contaría con la aprobación por amplia mayoría de ambas cámaras» dijo el periodista

Luego de escucharlo Alex se mostró abrumado y abrió el cajón de su mesita de luz para tomar un nuevo control remoto, lo accionó apuntándolo hacia la pared ubicada a sus espaldas. Entonces quedó al descubierto una portezuela que se hallaba camuflada detrás de un decorado. Dos brazos robóticos emergieron de la nada y se estiraron hasta que las manos metálicas alcanzaron el cuello de Alex, estas procedieron a estrangularlo sin que él ofreciera resistencia.

 

L. C.

(25/05/21)

  

 

 

Comentarios

  1. Opzmo

    27 mayo, 2021

    ¡Pobre tipo!, prefirió la muerte antes que pagar impuestos por exceso de controles remotos. Bien, yo pienso que cada vez más el ser humano está transformándose en un ser dependiente de la tecnología, un inútil total; a tal punto que en caso de alguna hecatombe que destruya el mundo cada vez más artificial en el que vivimos, la mayoría de los seres humanos morirán al no saber valerse por sí mismos, no como antaño, donde el hombre era el artífice de su vida sin más ayuda que su entendimiento de los ciclos de la naturaleza y del instinto animal que todos, como tales, llevamos dentro. Hoy, por desgracia, el instinto animal va siendo suprimido por la tecnología que facilita prácticamente todo movimiento y complace toda inquietud, con ello al panorama futuro lo veo muy negro. Buena historia para pensar el presente, Laura. Un saludo!!!

  2. Cortex

    28 mayo, 2021

    Suicide is painless…

    Said finally, the main Control,

    smashing the control!

    My vote, dearest LAURA.

    CORTEX

  3. Alejandro F. Nogueira García

    30 mayo, 2021

    La idea de los políticos de tu cuento (gravar con impuestos los mandos a distancia) tendría una inmediata respuesta por parte del sector tecnológico: enseguida comercializarían un “mando universal multiuso”. Pero, al menos, serviría para llamar la atención sobre lo dominante que puede llegar a ser la tecnología contando con nuestra aquiescencia.
    La evolución de los últimos años no deja lugar a dudas sobre lo que las empresas del sector desean hacer: quieren invisibilizar la tecnología; hacerla tan ubicua que ni siquiera nos demos cuenta de que la usamos. El advenimiento de la “Internet de las cosas” tiene como inevitable destino poner en conexión y bajo control TODO, fabricando una red en la que lo humano y lo maquinal quede entrelazado de forma inexorable y transparente. En la fase actual de ese proceso, han dotado a sus artilugios de cariñosos apelativos (Alexa, Siri, Cortana, etc) y de personalidades amigables y serviciales. Cuando queramos darnos cuenta, empezarán a percibir las herencias de nuestros mayores.
    No sé dónde estaremos dentro de unos años. Mientras tanto, aprovechemos que, de momento, no está al alcance de ningún robot escribir un relato tan bien estructurado como este.
    Muchas Gracias, Laura, por tu aportación.

  4. Laura C.

    31 mayo, 2021

    Gracias Francisco, Cortex y Alejandro por sus interesantes y sustanciosos comentarios.
    Seguiremos siendo rehenes de la tecnología a menos que no nos importe quedar al margen de todo. El avance es inexorable, nos guste o no.
    Y con respecto al tema de los impuestos, pienso que no deberían quejarse de pagarlos quienes poseen artículos suntuosos absolutamente prescindibles.
    Saludos cordiales para todos.

  5. Mints

    4 junio, 2021

    Excelente relato

  6. The geezer

    6 junio, 2021

    Muy interesante, y desde luego nos hace reflexionar. Magnífica descripción, me encantó. Por cierto, muy apropiada la foto jeje.
    ¡Mi voto y saludos!
    César

  7. Laura C.

    8 junio, 2021

    Aprecio tu visita, César. Gracias por tan bondadoso comentario.
    Retribuyo tus saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas