Bajo la mascarilla

Escrito por
| 59 | 12 Comentarios

Casi no puedo respirar. Una mascarilla demasiado usada me ahoga. Las circunstancias me sobrepasan. Yo no debería estar aquí.

La cola del hambre avanza y yo con ella.

Tras una larga espera, llego al inicio de la cola y me detengo. Reconozco los ojos que me ofrecen la bolsa de comida. Unos ojos que se sorprenden y me miran con tristeza. Unos ojos que se quedaron sin trabajo cuando yo cerré mi empresa. Unos ojos que no hablan por miedo a herirme.

Escondo mi orgullo bajo la mascarilla, me acerco, y acepto la bolsa que esos ojos me ofrecen.

Comentarios

  1. Beatrizz

    28 mayo, 2021

    Imposible no empatizar con los personajes… tienes la capacidad de transportarnos a su interior: ver con sus ojos, sentir con su corazón. Nunca me dejas indiferente. Enhorabuena 😍😍😍

  2. SDEsteban

    31 mayo, 2021

    Muchísimas gracias, Beatriz, por tu comentario y apoyo. Un abrazo!

  3. JR

    1 junio, 2021

    @silvia-docongmail-com – Que manera tan directa de captar y presentar una realidad que algunos no hemos vivido directamente pero que de una manera u otra nos ha tocado a todos.

    Saludos y mi voto!

  4. Luis

    1 junio, 2021

    Esperemos que todo se vaya solucionando prontamente, estimada Silvia, gran texto, con dos miradas frente a frente, un abrazo y mi voto!!

  5. SDEsteban

    1 junio, 2021

    Muchas gracias JR por tu comentario. Sí; directa. Así soy yo. 😉 Un abrazo!

  6. SDEsteban

    1 junio, 2021

    Muchas gracias Luis por el comentario. Ese es también mi deseo, que todo se solucione pronto, aunque creo que aún nos queda un ratito… Un abrazo!

  7. Opzmo

    5 junio, 2021

    Felicitaciones, Silvia; muy acertado tu microcuento, y como dice nuestro amigo JR, de una manera u otra, si no se ha vivido se la ve a diario, mire para donde se mire. Un saludo, Silvia y buen finde!

  8. SDEsteban

    5 junio, 2021

    Gracias por el comentario, John. Buen fin de semana para ti también!

  9. The geezer

    6 junio, 2021

    Me alegra visitar Falsaria y leerte de nuevo, Silvia. De hecho, con este micro-relato me quedé con ganas de más, de seguir la historia. Y no es que esté mal así, la situación y el mensaje están perfectos con este formato. Quizá es que es tremendamente necesario ponerle voz a estas situaciones.
    ¡Un abrazo!
    César

  10. SDEsteban

    8 junio, 2021

    Gracias César. A mí también me alegra leer tus comentarios por mis letras. Y, como siempre, estoy de acuerdo contigo. Un abrazo!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas