Plop

Escrito por
| 22 | Dejar un comentario

La explosión volcánica rebasó los límites acostumbrados. Incluso el alcance del material expedido hacia el exterior por la columna eruptiva batió marcas insólitas. El joven científico quedó sorprendido, anonadado por aquella fuerza de la naturaleza que rompió como una ola, salpicando miríadas de restos sobre el espejo de pruebas. La sangre en las yemas de sus dedos testimoniaba la violencia del evento, pero aún bajo el impacto del fenómeno, notó un alivio infinito. Asqueado, se agarró al borde del lavabo y, con curiosidad de investigador, examinó la punta de su nariz en el espejo. Era duro tener trece años.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas