• hace 6 dias, 23 horas

    Daniel Fernando

    Daniel Fernando ha publicado una actualización hace 6 dias, 23 horas

    Hace miles y miles de años el hombre le temía a la oscuridad, cada vez que llegaba la noche, no había nada que lo acompañara, y tan solo la tranquilidad llegaba, cuando el mono se ponía de pie. De repente la mujer se posó a su lado para acompañarlo cuando la cortina del día se cerrara, y aun así tal compañía no era suficiente, pues la sombra de la noche era tan densa, que la paz solo podía llegar unas cuantas horas después, cuando la luz acariciara el tímido rostro de un hombre que a pesar de ser privilegiado, aun le teme a la reina de la oscuridad y su temible ejército que parecía imbatible. Inesperadamente el fuego aparece, ya ese reino no era invencible, pero un nuevo combatiente se hace presente. Animales salvajes e indomables, eran los reyes de la noche y el día, el hombre indefenso caía en telarañas que parecían ser impenetrables, y al caminar en el más inquietante laberinto, pudo darse cuenta que tenía armas para defenderse y fue ahí donde nació la espada que lo hacía para entonces un digno combatiente. Parecía que la calma había llegado, pero el hombre sentía que algo faltaba, ahí fue donde la mujer fue raptada por un vecino que yacía oculto en los Alpes. Su dama lo llamaba fuertemente, desesperado salió a buscarla, pero todos sus miedos se hacían presentes, la noche y los salvajes animales lo intimidaban todo el tiempo, sin armas y totalmente solo e indefenso, sentía angustia y preocupación por su incomparable compañía. Todo parecía perdido, sin embargo, el hombre pudo vencer todos sus miedos, aprovecho la luz de la luna para vencer la noche, su fuerza para hacer una espada de madera y derrotar los animales que lo asechaban todo el tiempo, luego cuando encontró su dama lucho a muerte con su temible raptor, parecía que no tuviera oportunidad, pero su fuerza se multiplico y noqueo a su rival. Ya con todos sus miedos vencidos el hombre y la dama fueron a refugiarse en su cueva, sus cuerpos desnudos sentían atracción, sus cuerpos desnudos los rodearon de interminables sentimientos, fue en ese momento donde sus labios cultivaron pasión y en unas horas siendo sus almas una sola nació el amor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas