Paraisométrico

Escrito por
| 119 | 17 Comentarios

Se equivocaron al creer que el cielo es una retribución

al bien actuar en la existencia,

lo encontré en la misma y no al final.

Resoplé las dos piernas de cristal de mi amada

con el calor de mi aliento,

impregnado de brea, carbón,

y mis esperanzas de formar una vida,

moldeando con mis torpes manos una figura

a imagen y semejanza de un Dios,

alzando nuestro credo entre suspiros,

gemidos y el eco de unas caricias.

Una deidad que todo lo siente,

que tima a quien cree ver algo;

a quien se piensa ínfimo adorador del pecado.

A quien no quiere caer en la tentación de amar.

Todo mundo adora a esa Caótica Providencia,

a ese germen maldito que se riega con nuestra energía,

un manantial es requerido para su manutención

una hectárea de juegos y cariños a su disposición es poco.

Sabemos que vil acto se comete a la hora del Ángelus,

para escuchar el lloriqueo de Mitra,

el arrullo de Áditi, el canto del sol a la luna.

Cualquiera puede reconocer el cielo

sólo hay que ser padre para ello.

Comentarios

  1. Patxi-Hinojosa

    15 abril, 2015

    Magnífico y complejo poema, amigo Alejandro, ya se te echaba de menos. Gracias por compartir tal belleza. Mi voto y un fuerte abrazo.

    • Chatonaik

      28 abril, 2015

      Amigo Patxi-Hinojosa, yo también lo echo de menos.
      Ando a duras penas aquí por los deberes escolares, pero aquí me encuentro leyendolos cada vez que me puedo escapar de mis obligaciones.
      Un abrazo enorme. 🙂

  2. Manger

    15 abril, 2015

    Gustazo de leerte de nuevo en estos lares falsarios, querido Alejandro, después de tanto tiempo, aunque yo particularmente he tenido ocasión y la suerte de seguir disfrutando tus excelentes textos y poemas en V.E. Un muy fuerte abrazo, amigo escritor.

    • Chatonaik

      28 abril, 2015

      Es un honor leerte, amigo Germán.
      Sí, depués de tanto tiempo regreso, a ratos. Ya estoy terminando mi carrera así que espero en un mes más ya estar libre y leer todo lo que me he perdido por aquí.
      Un abrazo enorme, que estés de maravilla. Y ahí seguimos leyendonos en VE.

    • Chatonaik

      28 abril, 2015

      Paisano Iván, que gusto leerte por aquí.
      Gracias por tu comentario, un abrazo enorme.
      Nos andamos leyendo, amigo.

  3. Mabel

    15 abril, 2015

    Una maravilla creada por Dios. Un abrazo Alejandro y mi voto desde Andalucía

    • Chatonaik

      28 abril, 2015

      Amiga poetiza de Andalucía, un abrazo enorme.
      Muchas gracias por tu comentario. Es un honor volver a leerte. 😀

    • Chatonaik

      28 abril, 2015

      Gracias amigo Vicente, ya tenía tiempo que no les compartía, debía sacar algo que no hubieran leído en Facebook o en VE.
      Un abrazo enorme, paisano. 🙂

    • Chatonaik

      9 mayo, 2015

      Muchas gracias Milo.pratt, un gusto leerte por aquí.
      Un abrazo enorme. 🙂

  4. Gusadro

    21 abril, 2015

    Muy bien redactado, rítmico, con amplias y exactas referencias. Gran composición, una felicitación, un abrazo y te dejo mi voto.

    • Chatonaik

      9 mayo, 2015

      Amigo Gusadro, un gusto leerte, gracias por tu comentario, es un honor.
      Igual te mando un abrazo enorme. 🙂

  5. Alberto

    28 abril, 2015

    Sin palabras, Alejandro. Simplemente sublime. Mis felicitaciones. Saludos.

    • Chatonaik

      9 mayo, 2015

      Alberto, muchas gracias por la lectura y tu comentario, por esas inmerecidas felicitaciones hacía mi humilde poema.
      Un saludo y un abrazo enorme, amigo. 🙂

  6. SALAMANDRA

    26 agosto, 2015

    Buen trabajoChatonaik se suceden las imagenes como encadenadas lo que les da una gran belleza.
    Gracias por compartirlo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas