Lágrimas de cocodrilo

Escrito por
| 74 | 4 Comentarios

Escondida tras la hierba, observaba curiosa a un pequeño saltamontes que descansaba sobre una rama.

Con su rizado y sedoso pelo brillando bajo los rayos del sol, su naricilla respingona y aquellos ojos despiertos y curiosos; esperaba paciente a que el saltamontes se moviera. Pero la corta edad es gran enemiga de dicha paciencia y pronto acercó su pequeño y regordete dedo hacia el insecto para animarlo a volver a saltar.

El saltamontes, al sentir que algo grande se le acercaba por detrás, dobló sus diminutas patas traseras e impulsándose con fuerza, se elevó hacia el radiante cielo escapando de aquella enorme mano que lo acosaba, con la mala fortuna de caer directamente en las garras de un gorrión que lo cazó al vuelo.

La pequeña al percatarse de lo sucedido, comenzó a llorar con falso desconsuelo. Lágrimas de cocodrilo que escapaban de sus ojos mientras con la mirada buscaba a alguien que la confortara, cuando de repente, una mariposa de alegres colores se posó frente a ella.

Al verla dejó de llorar y despacio se escondió tras la hierba para observar curiosa a una pequeña mariposa que descansaba sobre una rama.

Comentarios

  1. Mabel

    31 julio, 2015

    ¡Qué belleza! Un abrazo Delma y mi voto desde Andalucía

  2. Reaper El Chivo

    1 agosto, 2015

    Un cuento muy bonito, amiga Delma. Espero que la mariposa no tenga la misma suerte que el pobre saltamontes.

    • Delma T. Martín

      2 agosto, 2015

      Gracias, Reaper. Espero que no, jajaajajajajaja pero la naturaleza es impredecible. Mil besos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas