El concierto maldito

Escrito por
| 298 | 38 Comentarios

17 de agosto. 22:30 horas. Un calor sofocante por el tumulto de personas. Los focos se apagan y ahí está él. Encima del escenario con su botella de agua. Se dirige hacia el micrófono, colocado en el centro del espectacular escenario. Todo está preparado para pasar las dos horas más emocionantes. Empezó con ‘Kiss me’, luego con ‘I love you’. Me sabía todas las letras. Era increíble. No podía expresar con palabras todo lo que estaba experimentando esa noche. Pero todo no sería perfecto.

El concierto duró un par de horas. Justo en la última canción, las nubes descargaron una lluvia incesante. Los rayos iluminaban la oscura noche de tormenta.

Me dirigía a casa con mi novio Paul. Íbamos por una carretera con muchas curvas. Todo estaba oscuro y los limpiaparabrisas apenas podían quitar la cantidad de agua que empapaba la luna delantera de nuestro coche. Le dije a Paul que parara hasta que cesara la tormenta. No me hizo caso. Seguimos nuestro camino hasta que sucedió.

Paul perdió el control del coche en una curva muy cerrada por causa del agua. Dimos tres vueltas de campana. Empecé a gritar. Estábamos atrapados en el coche, bocabajo. Paul sangraba por la cabeza. Estaba inconsciente. Intenté buscar mi teléfono móvil para llamar a los servicios sanitarios, pero no encontraba el bolso. Miraba a Paul y cada vez sangraba más por la cabeza y por los oídos. Estaba muy asustada. Intenté quitarme el cinturón de seguridad, pero estaba atascado contra los dos sillones y el salpicadero. Mi sensación de angustia era cada vez más elevada. No podía respirar. Era agobiante. Finalmente, haciendo mucha fuerza contra el cinturón, pude quitármelo. Menos mal. Cogí mi bolso, que estaba en el asiento trasero, y pude hacer la llamada, o por lo menos intentarlo. Justo cuando estaba llamando mi móvil se quedó sin batería.

-¿Qué más me puede pasar?-dije desconsoladamente.

Paul no respiraba. Estaba inconsciente y sangraba mucho. La lluvia era incesante. Entraba con fuerza por el asiento trasero. Mi sensación de desesperación era cada vez más pronunciada.

Intenté quitarle el cinturón de seguridad a Paul, pero fue inútil. No podía. Estaba mucho más ajustado que el mío. Puffff…

Busqué desesperada en el pantalón de Paul su teléfono. Pude cogerlo. Menos mal. Hice la llamada al 112. Al otro lado de la línea, una mujer muy amable trató de calmarme. Le expliqué la situación y, más o menos, le situé donde estábamos. La chica me dijo que esa carretera no le salía en el mapa del GPS. Me preguntó si estaba segura de esa carretera. Le dije que sí, que estaba segura. Es la ruta que hacíamos para ir de Aspen a Leadville. La chica volvió a decirme que esa carretera hace muchos años que está cortada por obra y que era imposible que estuviésemos allí. Mi desesperación iba en aumento. No dejaba de gritar y de decirle a esa estúpida que buscara bien. La comunicación se cortó.

-¡Maldita tormenta!-dije, enfurecida.

Paul no respiraba. Estaba muerto. No me puede estar pasando esto.

-¡Cariño, cariño. Despierta, es hora de arreglarnos para ir al concierto. ¡Vaya siesta de tres horas que te has echado, mi amor!-me dijo Paul.

Comentarios

  1. Noemí Hernández Muñoz

    11 agosto, 2015

    Me ha encantado tu relato. El final era totalmente inesperado, al igual que en tu primera obra. Sigue sorprendiéndonos así. Un abrazo.

  2. Joaquín.Solari

    11 agosto, 2015

    Muy bueno Juanma. Me ha encantado este relato con un maravilloso final.
    Mi voto y un gran abrazo.

  3. Compapoeta

    11 agosto, 2015

    Disfrute mucho la tensión narrativa que logras durante todo el trayecto del relato. Gracias por compartir…

  4. Reaper El Chivo

    11 agosto, 2015

    Buen relato, amigo Juanma. La verdad es que la euforia y la angustia está bien narrada. Me encanta el final, sólo me hace pensar en una cosa: ¿se atreverán a ir al concierto por el camino a Leadville sin mirar antes el parte meteorológico?
    Mis felicitaciones, un cordial saludo y mi voto.
    Salud y suerte.

  5. Mabel

    11 agosto, 2015

    Una historia increíble. Un abrazo Juanma y mi voto desde Andalucía

  6. Emafis

    11 agosto, 2015

    Me ha gustado la historia, me ha mantenido enganchada desde el principio y estaba deseando saber que iba a ocurrir al final y este no me ha defraudado, todo lo contrario.Mis felicitaciones y mi voto 🙂

  7. JulSanc

    12 agosto, 2015

    Me gustan los finales inesperados. Te dejan en shock. Saludos!

  8. gonzalez

    12 agosto, 2015

    Me encantó! y me sorprendió mucho el final! Mi voto y un abrazo!

  9. María Jesús Soriano Mercader

    12 agosto, 2015

    Es un relato precioso y por desgracia a veces es una realidad. Pero me ha encantado el final, aunque es intrigante no saber si se atreverán a ir. Ánimo.

  10. Julia.Ojidos

    27 agosto, 2015

    Me tienes en vilo desde la primera frase a la última. Gracias por compartir tus textos. Un fuerte abrazo y mi voto.

  11. Eva.Franco

    27 agosto, 2015

    Increíble giro al final…
    Excelentemente bien llevada la narrativa, que nos atrapa desde el inicio para un desenlace de lujo…
    ¡Felicitaciones!

  12. Avgeos

    28 agosto, 2015

    Está bien juanma, sigue así con esos finales.
    Saludos.

  13. guardiña

    28 agosto, 2015

    ¡ Espero que no se le quitara las ganas de ir a ver el concierto a tu protagonista. Un relato que atrapa enseguida al lector y con un final sorprendente. Felicidades. Un saludo

  14. Jesús.María.Ludi

    29 agosto, 2015

    GENERASTE LA TENSIÓN PERFECTA PARA ATRAPAR AL LECTOR, Y PRINCIPALMENTE, LOGRASTE SORPRENDER EN EL FINAL CON UN GIRO INESPERADO. MUY BUENA, SEGUÍ ASÍ.

  15. Marcelo.Fernando.de.Souza

    29 agosto, 2015

    Wow muy bueno, si pudiese darte una nota seria un 10!!!
    estupendo saludos, gracias por pasarte.

  16. Tiscar

    29 agosto, 2015

    Jolín. .¡que susto me has dado.La primera vez que te leo y me dejas impactada. Bueno espero que nos sigamos conociendo a través de nuestros escritos.Mi voto y un saludo

  17. caballerorojo

    31 agosto, 2015

    en verdad lo que tiene de breve lo tiene de bueno! da gusto leer esta clase de relatos! mi voto y si podes espero comentario en mi artículo

  18. JF.MolerS

    31 agosto, 2015

    Gran relato con final inesperado. La tensión con la que se lee cada frase va en aumento.
    Mi voto y un saludo.

  19. Aimée

    4 septiembre, 2015

    Me ha gustado. Muy buen relato y final muy sorprendente.

  20. SaGa

    9 septiembre, 2015

    Un final inesperado, después de estar subiendo la drama durante el relato (y el tono cardíaco), el final aflojó (o soltó) gran parte del nervio por conocer qué podría estar aconteciendo en la extraña carretera entre Aspen y Leadville, y el curioso uso del número de emergencia 112, cuando -y creo es así- para ser ciudades en Colorado sería el 911. Un sueño confuso para la pobre mujer.
    ¡Saludos! Tienes mi voto.

    • Juan Manuel Arcos Urrutia

      27 enero, 2016

      Gracias por el comentario. Saludos

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas