El espejo

Escrito por
| 256 | 18 Comentarios

Cuando mi hermana murió, doné la mayoría de sus pertenencias. Sólo me quedé con las fotos y su espejo. Antes de suicidarse me había dejado una nota: Destrúyelo.

Estaba dispuesta a hacerlo. Tenía el martillo preparado, pero mi reflejo me detuvo. Odiaba aquel espejo. Por su culpa, la anorexia de mi gemela había llegado al extremo y se había cortado las venas, incapaz de contemplarse. Pero no pude quebrarlo. Mostraba una imagen tan semejante a la suya que casi podía sentirla conmigo.  Decidí guardarlo. No estaba preparada para despedirme de Julia. Resultaba curioso, pero cuando me miraba en aquel espejo, la veía a ella. Eso no me había pasado antes y era especial.

Poco a poco, el espejo fue llenando mis pensamientos. Pasaban los días y la vida dejaba de importarme. Sólo existían el espejo y Julia. Solía despertarme en mitad de la noche, sentada ante él entre la oscuridad del pasillo, con la frente apoyada sobre su superficie helada.

Una noche de aquellas noches oí a Julia: «¡Destrúyelo!».

Al despertar, mi rostro estaba pegado al espejo. Me asusté y me aparté. Mi reflejo era extraño. Había lágrimas en el rostro que me devolvía la mirada, pero mis mejillas permanecían secas.

Entonces me di cuenta. ¡Julia estaba allí dentro! Fui a la cocina y tomé un cuchillo. Golpeé el espejo con saña, esperando oír su gemido de cristal. Pero sólo sentí dolor cuando el cuchillo me atravesó. Antes de desaparecer en él, sólo tuve fuerzas para escribir una palabra ensangrentada sobre su pulida superficie:

¡CUIDADO!

Nadie ha hecho caso de mi advertencia. El interior del espejo es oscuro y sombrío. A veces Julia y yo nos asomamos al exterior, Tratamos de advertir a la nueva víctima de que se aparte y destruya el maleficio, pero nadie nos escucha.

Comentarios

  1. Mabel

    9 agosto, 2016

    El espejo muchas veces puede ser traicionero, dejamos escapar esos sentimientos que tarde o temprano regresan a nosotros. Unos sentimientos que pensamos que no están ahí, pero de pronto aparecen. Nuestra imagen según la miremos, es la que nos dicta nuestra persona. Un abrazo Noemí y mi voto desde Andalucía

  2. Noemí Hernández Muñoz

    9 agosto, 2016

    ¡Hola, Mabel! ¡Qué alegría reencontrarse con viejos amigos de letras! Gracias por tu apreciación, tan reflexiva y amable como siempre. ¡Un abrazo y nos leemos!

  3. Anakin85

    10 agosto, 2016

    Me ha encantado, amiga. ¿Quién sabe si el reflejo que nos devuelve el espejo es en realidad nuestro «otro yo» perteneciente a un universo paralelo… Las leyendas e historias de los espejos siempre nos pondrán los pelos de punta.
    Excelente trabajo, Noe! Besotes!

  4. Claudio_3

    11 agosto, 2016

    Espeluznante, me gusta el estilo como escribes tus relatos, maravilloso.

    • Claudio_3

      11 agosto, 2016

      Hola, yo solo escribo los sentimientos que me trasmiten los relatos, y las primeras líneas enganchan. Saludos otra vez.

  5. gonzalez

    18 agosto, 2016

    Me gustó mucho, amiga Noemí! Te dejo mi voto y un fuerte abrazo!

  6. Rayuela

    21 agosto, 2016

    Hola,
    Los espejos tienen algo fascinante. Me ha gustado tu relato.
    Me ha recordado a un poema de Gabriel Celaya que me gusta mucho que empieza así

    LOS ESPEJOS TRANSPARENTES (De «Los espejos transparentes», 1967)

    Uno dice lo que dice, mas no dice lo que piensa.
    Los espejos no reflejan: transparentan…

  7. Eddy Sayritupa

    24 agosto, 2016

    Los espejos siempre son misteriosos. Vemos lo que nuestro subconsciente quiere ver.

  8. arcano

    25 septiembre, 2016

    Aterrador relato, Noemí, y muy bueno. Cuidado con los espejos, pues siempre se ha dicho que las imágenes quedan atrapadas en ellos… ya se sabe, siete años de mala suerte.

  9. Noemí Hernández Muñoz

    29 octubre, 2016

    ¡Muchas gracias a todos por comentar! Me alegro de que os haya gustado. no conocía algunas de las obras que me habías recomendado, pero prometo leerlas en cuanto me sea posible. ¡Un abrazo!

  10. Elsa Eithne

    3 noviembre, 2016

    Muy bueno y escalofriante. Un saludo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas