El carruaje

Escrito por
| 118 | 9 Comentarios

El ruido de los cascos de los caballos rompió el silencio de la noche madrileña. El coche era negro como la oscuridad de una cueva e iba tirado por caballos también negros, que parecían surgidos del Averno. A una determinada altura de la calle,  el cochero frenó los caballos y el coche se paró. Un hombre vestido con uniforme militar se bajó y cruzó la calzada para meterse en un callejón que había enfrente. El coche aguardó parado en el arcén.

Al instante, un hombre encapuchado entró en el callejón armado con un trabuco. Se escuchó un disparo y el callejón se iluminó fugazmente con aquel fogonazo. Acto seguido, el hombre armado salió corriendo del callejón. Corrió calle abajo como alma que lleva el diablo, sin mirar atrás. Entonces, el coche negro echó a andar y, sin prestar atención a lo sucedido, continuó su trayecto bajo la mortecina luz de las farolas.

Todavía era de noche cuando el coche tirado por sus oscuros corceles volvió a aparecer. Paró en otra calle, muy lejos de la anterior, con casas más humildes y algo destartaladas. Todo estaba en silencio, sólo se oía el maullido de algún gato callejero y los pasos lejanos del sereno. Un hombre bajó del coche. Llevaba un abrigo largo y sombrero de copa, el cuello del abrigo lo tenía levantado, de manera que no se le podía ver bien la cara. En la mano portaba un bastón con empuñadura de marfil. Era alto y delgado, de mediana edad, con el pelo gris y unas cejas pobladas.

El caballero entró en una casa, cruzó el umbral y bajó unos peldaños. Un hombre le salió al paso empuñando un trabuco. Era el mismo hombre que había disparado esa noche en el callejón.

-No le esperaba tan pronto, jefe –dijo el asesino mientras apartaba el arma.

-He venido para saber si se ha ocupado del encargo que le hice. ¿Qué ha sucedido en el callejón?

-No tiene por qué preocuparse por ese general, señor, ese militar es ya historia.

-Bien, entonces esto le pertenece.

El caballero sacó una bolsa de monedas y se las dio al asesino. Aquel hombre cogió el dinero con avaricia y se sentó en una mesa a contar su botín. Mientras sonreía le dijo:

-Y dígame, jefe, ¿por qué ha eliminado a ese hombre? Tenía entendido que era uno de los suyos.

El caballero esbozó una leve sonrisa.

-El general era un magnífico aliado, no tengo dudas de eso. Juntos planificamos la conspiración para derrocar al gobierno; pero el militar era un patriota, con la cabeza llena de ideales. No entendía el verdadero motivo de mis planes.

-¿Cuáles son sus motivos?

-Yo no he planeado esta revolución para solucionar los problemas de esa chusma que se arrastra por las calles. Si ocupo los principales puestos de poder en este país es para obtener beneficios de ello. Esto es un negocio y el general nunca logró entenderlo así.

-Ya veo, por eso decidió librarse de él.

-Digamos que era malo para el negocio…

El asesino soltó una carcajada mientras guardaba la bolsa de dinero en el bolsillo de su chaqueta.

El caballero lo miró fijamente con sus pequeños ojos agazapados tras las pobladas cejas.

-Bueno, solucionado ya este problema, sólo me queda una cosa por hacer –dijo el caballero mientras acariciaba la empuñadura de marfil de su bastón.

Antes de que el asesino pudiera reaccionar, el caballero desenfundó su afilado estilete que llevaba introducido en su bastón, y con un rápido movimiento de su mano le cortó el cuello. El hombre cayó de espaldas sobre la silla, mortalmente herido.

Su atacante limpió cuidadosamente su estilete y se acomodó la capa.

-Ahora el asunto está zanjado. Espero que no me guarde rencor… son cosas de negocios.

El caballero salió por la puerta y subió a su carruaje. Los caballos se lanzaron a la carrera por las calles empedradas de la capital, dejando atrás su fúnebre estela de sangre. Amanecía y la ciudad despertaba con un crimen más en aquellos tiempos agitados y violentos, sin saber que la muerte recorría sus calles montada en un lujoso carruaje negro.

 

 

©Alberto Granero Leonardo

Comentarios

  1. LluviaAzul

    10 febrero, 2017

    Querido Alberto, me encanto sólo eso. Un abrazo, fuerte.

    • arcano

      13 febrero, 2017

      Muchas gracias Jessica por tu comentario. Un fuerte abrazo.

  2. Mabel

    10 febrero, 2017

    Muy buena historia. Un abrazo Alberto y mi voto desde Andalucía

    • arcano

      13 febrero, 2017

      Gracias Mabel, me alegro que te guste. Un abrazo.

  3. enriccarles

    8 junio, 2017

    Arcano, me gustaria hacer una pequeña crítica desde lo literario y lo emocional, solo porque soy un atrevido y espero que no lo tomes a mal.
    dicho esto, te doy dos pautas: trata de evitar cacofonías ( coche…noche), trata de evitar redundancias (coche negro…caballos negros) en el diálogo sugiero más realismo, nunca un personaje con mando y decisión, da tantas explicaciones a un subalterno y menos a un ocasional mercenario, esto le quita veracidad al hecho.
    desde lo emocional sugiero ahondar en los sentimientos del lector, el relato es algo superficial y el hecho en sí queda a la misma altura que la importancia del color de los jamelgos. Tal vez un giro más barroco, más oscuro e intrigante, con términos que pinten la escena con mayor fuerza le iria bien.
    y me refiero a que la historia es buena para hacer que el lector genere emociones contrapuestas,que sienta horror, asco, desprecio por el caballero y salga la empatía con las víctimas, que sea más permeable a comprometerse en la causa idealista del general muerto o del esbirro asesinado para acallarle.
    el relato pide que le des más oscuridad y sombras malditas, fantasmas que se despierten, monstruos aletargados que salgan a la luz, miedos ancestrales que pongan la piel de gallina 8o de cualquier otra ave)
    te sugiero el uso de la ironía como complemento de negrura y desestimación de la vida humana.
    la presencia de los caballos da fuerza que puedes explotar con mayor riqueza
    la resignada posición del cochero, impávido y tan mercenario como el asesino es otro punto de fuerza
    quiero decir que el relato es bueno, pero que da para mucho más, donde se refleje tú trabajoy esfuerzo por hacerle meter al lector identificándose con alguno de los personajes.
    reitero que me agradó mucho, y que esta crítica es solo una sugerencia que hago sobre un escrito que ofrece un gran abanico de posibilidades.
    te envío un gran abrazo y contínua con la tarea que estas muy bien orientado

    • arcano

      8 junio, 2017

      Muchas gracias Enriccarles por tu detallada crítica. Agradezco de verás todas tus observaciones y valoro y tendré en cuenta tu opinión, así como las de los demás. Es muy importante para cualquier escritor saber el juicio que los lectores hacen de sus obras. Aprendemos cuando escuchamos.
      Como has podido observar, yo soy un principiante en el viejo arte de la literatura y te aseguro que si se me hubiera ocurrido todo lo que has dicho, lo hubiera intentado plasmar en el relato.
      Espero ir mejorando en el futuro.
      Muchas gracias por tu voto y tus palabras de ánimo.

  4. Fiz Portugal

    8 junio, 2017

    Una virtud muy valorada en nuestros tiempos de la imagen es la fácil conversión de los textos en imágenes y sonidos. No se si llamarle a esta característica plasticidad, tu texto lo tiene y facilita que la imaginación del lector vea la historia en imágenes y la adorne con su propia experiencia.Saludos cordiales. tiene mi voto y te sigo.

    • arcano

      8 junio, 2017

      Gracias Fiz Portugal, me alegra saber que he conseguido transmitir esas imágenes. Un cordial saludo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas