La puerta…

Escrito por
| 77 | 4 Comentarios

¿Qué harías…? ¿Qué pasaría si te dijeran que aquello que tanto deseas se encuentra detrás de una puerta…? La oportunidad de responderlo le llego esa misma noche, era tan fácil como abrir aquella puerta de madera y tomarlo…

En circunstancias normales hubiera abierto la puerta sin pensarlo y lo hubiera tomado, le había dado su palabra  pero… ¿podía confiar en un hombre que tanto se jactaba de odiarlo? ¿No sería otra de sus trampas?

Contuvo la respiración y se giró  sobre los talones para observar la sombría figura que se hallaba recostada contra la pared. Aquellos ojos negros y maliciosos que llevaban tiempo torturándolo destellaron ansiosos en la oscuridad.

La noche cubría gran parte de su rostro sin embargo no necesitaba verlo para saber que sonreía, por desgracia llevaban muchos años viviendo bajo el mismo techo, no podía ponerse a llorar, lamentarse y decir que la situación lo tomaba desprevenido, ambos se conocían muy bien, ambos  conocían cada trapo sucio, cada gota de sangre derramada sobre la alfombra por el otro.

–– ¡No juegues conmigo! ––Exigió con un vano intento de parecer sereno, de pronto se dio cuenta de que tenía la boca reseca, una gota resbaló por su frente, tal vez de sudor, tal vez de sangre.

–– ¡Abre la puerta de una vez!––Espetó ignorando por completo sus palabras, el metal del arma resplandeció en la oscuridad. Así era ese infeliz, amaba arrastrar a las victimas hasta el límite de su cordura ¿Cuál sería su límite? ¿Cuánto tardearía en llegar a allí?

¿Qué se proponía con todo eso? Sabía que aquel maldito seguía sonriendo, que disfrutaba con verlo desesperado, que se divertía con el innegable temor que lo estaba dominando ¿Solo jugaba con el antes de desecharlo como solía hacer con el resto?  Lo miró fijamente, expresándole todo su despreció

¿Qué más daba? ¿Acaso le quedaban otras alternativas? Tal vez era hora de que él le sonriera a la muerte. Entonces cruzó  por su mente aquella absurda idea ¿Si realmente…? No resultaba muy disparatado aferrarse a la idea de que por primera vez ese miserable decía la verdad, después de todo aun en momentos oscuros como aquel donde todo está a punto de terminar la esperanza parece cobrar  sentido.

Cerró los ojos y respiró profundamente, tratando de normalizar el bombeó agitado de su corazón, y luego siguiendo un repentino impulso se volvió a la puerta y sin pensarlo dos veces giró el pestillo, esta se abrió dando un leve chirrido y entonces… ¿Qué encontrarías del otro lado…?

Comentarios

  1. Mabel

    7 mayo, 2017

    Una puerta que da mucho que hablar, hay tantas cosas que se esconden dentro que solo con nombrarlas da terror. Un abrazo Patricia y mi voto desde Andalucía

    • PatriciaWashington

      8 mayo, 2017

      Es cierto detrás de una puerta pueden haber muchas cosas!! Como siempre muchas gracias, saludos!

  2. LARRY

    8 mayo, 2017

    La imaginación me lleva a ver tantas cosas. Mi voto. Un saludo.

    • PatriciaWashington

      8 mayo, 2017

      La imaginación suele jugarnos malas pasadas y más en momentos de extrema desesperación, muchas gracias por el voto y saludos!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas