Dos reflejos frente a frente

Escrito por
| 67 | 4 Comentarios

acabo de llegar a un lugar que
por más que intento recordar
no reconozco
aunque me es demasiado familiar
como para creer que nunca lo había pisado
o será que busco semejanzas
con algo ya vivido
con algo ya experimentado
porque la comodidad de lo conocido
es la seguridad de agarrarse a algo
-sabiendo que te espera el vacío-
sin miedo alguno a caer
por eso echo de menos a mi madre
y quizá tenga que replantearme
si el dolor de cabeza es por la resaca
o por los gusanos que han regresado del pasado
y están haciendo agujeros
tan grandes
que hacen que no pueda recordar con claridad
que donde se fue feliz no hay que volver
que de la oscuridad no hay nada que temer
cuando la luz se lleva dentro
que las hostias vuelven
y que alguna me la merezco

que si sigo sonriendo
es porque aunque tenga motivos por no hacerlo
sé que no me jodo a mí
pero sí que igual un poco al resto

Comentarios

  1. Luis

    10 julio, 2019

    Buen e intenso poema, un saludo y mi voto.

  2. Esruza

    10 julio, 2019

    …que donde se fue feliz no hay que volver, qué buena frase.

    Me gusta tu reflexión.

    Mi voto.

    Estela

  3. Nana

    15 julio, 2019

    «porque la comodidad de lo conocido
    es la seguridad de agarrarse a algo
    -sabiendo que te espera el vacío-»

    Un poema que he releído con gusto y reflexión…te dejo mi voto 😉

  4. gonzalez

    28 julio, 2019

    Me gustó mucho, Antítesis. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas