Yohei Gakko – War College – Chapter 10

Escrito por
| 6 | Dejar un comentario

Al escuchar la noticia, Kareth se mantuvo en silencio durante unos instantes.

-Entiendo. Ya me lo veía venir.

Así que ella iba a morir. No podía evitar pensar que algo no encajaba en esa conclusión.

-Kar… -Remi se mostró preocupado ante la actitud de su amigo.

-Remi –le interrumpió Kareth-, una persona debe decidirse por aquello que considera justo, ¿no crees?

-Supongo que eso sería lo correcto.

 

Cabizbajo, el guerrero se detuvo allí mismo, sorprendiendo a Remi, quien hizo lo mismo unos cuantos metros delante de él.

-Voy a hacerlo –afirmó, de repente, Kareth.

-¿El qué?

-Voy a salvarla.

-¡¿Eh?! ¡Espera! ¡¿Estás loco?! ¡¿Sabes lo que estás diciendo?!

¿Qué si sabía lo que estaba diciendo? Por supuesto. Lo sabía muy bien. Pero todo aquello era muy raro. Además, ella estaba llorando.

-Es posible que esté loco. Ni siquiera podría decirse que esté seguro de que sea inocente, pero…

-¡La pillaron justo cuando lo estaba matando! ¡Kar, no puede haber otra explicación! –exclamó Remi.

-¡¿Entonces por qué?! ¡¿Por qué iba a matar a alguien que cuidaba de ella?! ¡¿Por qué iba a llorar por su muerte si no tenía nada que ganar haciéndolo?! Y luego está su sucesor, ¿no te parece todo demasiado conveniente?

Remi se quedó en silencio.

-Sé lo que pasará si lo hago. No soy estúpido. Seguramente al considerarme cómplice de asesinato me tachen de traidor, lo que supondría mi ejecución también, pero mi intuición me dice que no puedo dejar las cosas tal y como están.

 

Sin saber qué decir, Remi suspiró.

-Odio lo impulsivo que puedes llegar a ser a veces –contestó finalmente- Supongo que no tendré más remedio que echarte una mano.

-¡¿Qué estás diciendo?! ¡No puedo meterte a ti también en todo esto! –se quejó Kareth.

-Demasiado tarde, amigo. Además, tampoco puedo dejar que mi compañero de trabajo acabe con alguna lesión antes de que nos vayamos, y puede que incluso exista alguna manera de convencer a los demás de su inocencia.

-Tengo una nota que cogí de la habitación de Yami. Bueno en realidad sólo se leen unas pocas frases pero parecía pertenecer a una carta dirigida a alguien.

-¡¿Entraste en la habitación de Darker?! –exclamó Remi.

-Ya te he dicho que todo esto me parece muy raro, así que quise investigar lo que estaba pasando. Por desgracia, no creo que se pueda confirmar mucho con lo que ponía.

-¿Qué es lo que ponía?

-Era algo así como “Todo volverá a su cauce. La extinción es el nuevo paso hacia el futuro.”

-Tienes razón. No es que nos diga mucho.

-Pensé en llevárselo a Sarah para ver si le encontraba algún significado.

-Espera, déjame verla un momento –propuso Remi.

-Toma.

 

Sacándola de su bolsillo, se la entregó a Remi, quien la estuvo observando detenidamente durante unos segundos. Después de voltearla varias veces, el chico echó mano del teletransportador. Toqueteando un par de botones hizo aparecer una pequeña linterna que proyectaba luz fluorescente, utilizándola sobre el papel. Entonces, una sonrisa de triunfo apareció en su rostro.

-¿Qué ocurre? –preguntó su amigo con curiosidad y acercándose a él para observar lo que veía.

-Como imaginaba. La tinta parecía algo más diluida de lo normal, es un detalle difícil de percibir pero puede significar que hay algo más escrito. No me equivocaba.

-Déjame ver –dijo Kareth mientras le quitaba la hoja de las manos.

-“Debes evitar que el proyecto continúe. Mi muerte está cerca, dentro de poco vendrán a por mí. Por favor, detén los errores que cometí, Sarah.”. Así que este mensaje iba dirigido a ella. ¿Él ya sabía de su muerte?

-Si ese mensaje iba dirigido a Sarah, ¿no sería raro que fuese escrito para alguien que lo iba a matar? –preguntó Remi.

-Sí. Por supuesto que sí. Ahora que recuerdo, ella me dijo que aquella noche Darker quería contarle algo, pero no pudo decírselo antes de su muerte. Seguramente, él no se imaginaba que quien lo mataría sería su propia guardaespaldas –caviló Kareth.

-Exacto, por eso no le dio tiempo a decírselo, pero fue lo suficientemente cauto como para dejar una evidencia que no fuese fácil de descubrir.

-Pero hay algo que todavía no entiendo –interrumpió Kareth.

-¿El qué?

-¿Por qué sólo ha quedado este trozo de la nota? ¿Por qué no está el resto?

-Ni idea. Puede que alguien lo destrozase para que no pudiera leerse o que quedara así tras el asesinato. En cualquier caso, es posible que esta nota la salve.

-Tienes razón. Gracias, Remi.

-No hay de qué.

-Ahora mismo iré a ver a Lethos. Ya que es el líder de Karma, seguro que si le convenzo, podrá hablar con la justicia de Yohei Gakko y evitar la ejecución. O, como mínimo, ganar algo más de tiempo hasta la ejecución.

-Voy contigo –sentenció Remi.

 

Poco tiempo después ya habían llegado a la prisión.

-Tengo que hablar con Lethos. Es importante -informó Kareth a uno de los miembros de Karma, el cual asintió y fue a buscarle. Éste no tardó mucho en aparecer.

-¡Kar, ¿qué te trae por aquí?! Veo que no vienes solo –dijo Lethos.

-Venimos a comentarte algo acerca de la asesina –comenzó a decir Kareth.

-¿Qué ocurre?

-Verás…

-¡Oh! A mí también me gustaría escucharlo.

 

Interrumpiendo su conversación, una persona se situó junto a Lethos. Alguien con quien Kareth preferiría no haberse topado y cuya voz, de por sí, ya le resultaba repugnante. El sucesor de Darker: Rokudo.

-Seguramente ya le conocéis. Os presento al señor Rokudo, sucesor de Darker en Comhairle.

 

Tanto Remi como Kareth asintieron, mientras aquel hombre sonreía despreocupadamente, todavía con sus ya características gafas de sol puestas.

-Así que tenéis información sobre la asesina. ¿De qué se trata?

Los dos amigos se miraron, sin saber si continuar o no.

-¿Pasa algo? –preguntó Rokudo, extrañado (aunque a Kareth le dio la sensación de que se estaba divirtiendo a su costa).

-No… no es nada… –contestó Kareth, tensándose ligeramente.

Tras una rápida observación tanto a los que tenía delante como a su alrededor, el chico continuó con lo que había venido a decir.

-Tengo razones para pensar que ella no es en realidad la asesina.

Lethos se sorprendió ante aquella revelación. Por otro lado, la expresión de Rokudo no se alteró lo más mínimo.

-Ésa es una afirmación bastante importante. Supongo que tendrás pruebas que te apoyen –dijo Rokudo.

-Sólo una. Se trata de esta nota.

 

En ese momento, el chico sacó el papel y se lo entregó a Rokudo y Lethos. Fue el primero de ellos quien la cogió y leyó su contenido.

-No entiendo –dijo el hombre segundos después- ¿Qué significa?

-La encontré en la habitación en la que se hospedaba Darker. En la parte de atrás está escrita la prueba de lo que digo –continuó Kareth.

-¡¿Entraste en la habitación del señor Darker sin el permiso de Karma?! –exclamó Lethos, enfadado.

-¡Tenía dudas sobre ella siendo la asesina! ¡Así que hice lo que consideré necesario para resolverlas! ¡Tú mismo me dijiste que, cuando se cree que algo es injusto, se debe hacer todo lo posible para que sea considerado justo, ¿no es así?!

-¡Pero…! –Lethos intentó replicar, pero fue interrumpido por la mano de Rokudo.

-Tranquilo, Lethos –dijo el hombre, volviendo la mirada hacia Kareth- Te llamas Kareth, ¿cierto?

El joven asintió.

-¿Podrías enseñarme lo que hay escrito en la parte de atrás de esta nota? –fue durante un instante, pero al chico le dio la sensación de que se había puesto un poco nervioso.

-Claro -sin mostrarse muy convencido, el chico le hizo una señal a su amigo.

-Si se enfoca con una luz fluorescente podrás verlo –dijo Remi haciendo la demostración y desvelando el resto del mensaje.

-Entiendo… -Rokudo mantuvo una expresión seria mientras lo leía- ¿Puedo preguntarte en qué lugar de la habitación se encontraba la nota?

 

Al mismo tiempo que realizó aquella pregunta, el hombre miró directamente a los ojos de Kareth, quien no pudo evitar sentirse presionado. Puesto que ya les había contado sobre su entrada en la habitación, no iba a servir de nada mentir en los detalles.

-Estaba dentro de un pequeño cofre. Al abrirlo, observé que tenía un doble fondo y que en él, estaba la nota.

-¿Y como entraste sin que te descubriesen?

-Por la puerta principal. Me hice pasar por un miembro de Karma, al fin y al cabo conozco cómo funciona – mintió. No quería decir que había subido por la parte de atrás, no fuese a relacionarle con aquella “rata fisgona” que estuvo espiándole en su habitación.

-Ya veo. N te preocupes, Lethos. No pasa nada.

-Pero…

-Entiendo lo que le motivó a investigar. Eres amigo de Sarah, ¿no es cierto?

Kareth asintió.

-Sin embargo, me temo que tendrás que aceptar que ella es una asesina.

-¿A-a que te refieres? –preguntó el joven, confuso.

-Este mensaje es claramente falso. La letra no es la de Darker.

-Pero ahí pone que…

-Sé lo que pone, y siento decirte esto, pero habéis caído en la trampa de esa chica. Seguramente, la nota fue escrita por ella misma. Una manera de intentar exculparse. Y por poco le funciona, por lo que he podido observar –explicó Rokudo mientras les miraba. Tras esto, rompió la nota, haciéndola completamente ilegible- Es horrible que haya ocurrido todo esto, y sé que cuesta aceptarlo. A mí también me costó al principio, pero la realidad es así.

 

Conforme escuchaba cada palabra que salía de su boca, el chico tenía que hacer un gran esfuerzo por contener la ira que iba creciendo cada vez más en su interior. Pese a sus palabras, lo único que veía era mentiras. Puro teatro.

-¿Acaso dudas de mí? -comentó el hombre ante su silencio.

¡Por supuesto que dudaba! Es lo que le hubiese gustado gritar, pero eso no mejoraría las cosas.

-N-no… -respondió.

-Me alegro, porque lo que estoy diciendo es la verdad. Bueno, si no tenéis nada más que añadir, tenemos que preparar una ejecución para mañana. Vamos, Lethos.

-Sí –dijo el líder de Karma mientras le seguía. No sin antes echar la vista atrás en dirección a Kareth y Remi, mostrándose decepcionado.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas