Adiós casa

Escrito por
| 127 | 18 Comentarios

Hay una casa vacía de camino a mi trabajo, está vieja y desmantelada, pero está en el camino hacia mi trabajo.

La veo a través de la ventana del autobús, con el sol por detrás cuando voy, sombría y triste cuando regreso. Se ve aún más sola de noche pero más abandonada de día. Es curioso cómo la calle parece huir a sus cercanías y giramos un poco al pasar, evitando involucrarnos.
Nunca he visto a nadie dentro, tampoco alrededor. Sin embargo el césped está corto, no hay maleza ni basura en ningún rincón, quizás no esté tan descuidada después de todo.
A veces quiero bajarme, caminar hacia esta fortaleza solitaria y sentir sus paredes, oler sus escombros y caminar entre sus pasillos. No tiene puertas ni ventanas, y recientemente perdió el techo, alguien se lo quitó cuando yo no estaba viendo.

A veces me preguntó cómo se sentirá estar tan solo, ir perdiendo sus partes y que nadie parezca notarlo. Imagino que esa casa tiene mucho que contar pero nadie que la escuche, quizás sea ella misma quien cuida su jardín para invitar a pasar a la gente, tal vez se quitó su techo, perdió sus ventanas y derrumbó sus puertas para que nadie tuviera miedo de entrar y hablar con ella.
Pero nunca nadie le presta atención, y los días se transforman en calendarios acumulados y daños a la infraestructura, y sigue vacía por dentro y por fuera como nosotros las personas que pasamos de largo y la vemos de reojo, allí abandonada con todos los soles tocándole la espalda, como diciéndole que está bien estar sola y que ya llegará alguien a cuidarla y escuchar sus historias.

Hay una casa muy vieja en el camino a mi trabajo, confieso que busco una ventana para verla siempre cuando paso, en un autobús, solo, abandonado, entre un montón de desconocidos que me pasan por alto.

Y esa casa mira que de vez en cuando pasa un hombre viejo en una ventana, descuidado y solitario, con el sol de frente en la mañana y las luces de la calle cuando pasa por la noche.
Quizás a veces ha querido hablarle, pero es una casa vieja y no puede moverse ni hacer señales, solo se quita las partes para invitar a no tener miedo, y cuida su jardín para que se sepa que no se resigna a vivir en el abandono de la época civilizada y moderna.

Había una casa vieja de camino hacia mi trabajo. Ya no la veo y creo que me hace falta. Dicen en el autobús que alguien se ocupó de ella. La gente ocupada cree que quitar y desmantelar son sinónimos de cuidar algo.

¿Qué se sentirá saber que ya no se pueden perder más partes?

Adiós casa, adiós.

Comentarios

  1. Luis

    14 abril, 2020

    Estupendo relato, Diego, saludos y mi voto!!

  2. Aldana

    14 abril, 2020

    Me encanta lo que escribes, Diego. Saludos y mi voto 🙂
    Aldi

  3. LdiegoV

    14 abril, 2020

    @temor como siempre gracias, lo escribí un día en un bus por cierto paisaje. saludos!

  4. LdiegoV

    14 abril, 2020

    @aldana mil gracias, escribir es un intento para mí, es bueno que guste lo que hago. Saludos!

  5. Mabel

    14 abril, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo Luis Diego y mi voto desde Andalucía

  6. Leys

    14 abril, 2020

    Me encantó!!!!! si le doy «Me gusta» cuenta como voto?

  7. LdiegoV

    14 abril, 2020

    @leys1011 Gracias, qué alegría que te gustara. Sí, el «me gusta» es el voto. Saludos desde Costa Rica, mil gracias por leerme!

  8. Esruza

    15 abril, 2020

    Muy buen relato.

    Mi voto y saludos.

    Estela

  9. JR

    15 abril, 2020

    Muy hermoso relato. Nos hace detenernos a mirar nuestros alrededores.

    Saludos!

  10. MP

    23 abril, 2020

    Me gustó mucho tu relato Diego, y tan cierto cuando se trata de la soledad. Un saludo y mi voto.

  11. Gian

    24 abril, 2020

    Excelente relato. Me gustó mucho.

    Saludos y mi voto.

    Gian.

  12. LdiegoV

    26 abril, 2020

    Gian mil gracias, un abrazo desde Costa Rica, saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas