¿QUIEREN QUE ME VAYA?

Escrito por
| 20 | 1 Comentario

¡Por fin era se va don Rafael Osorio, el ex director estaba ahí con sus cabellos blancos engominados y su terno azul marino con pañuelo de seda roja en la solapa, y una sonrisa de oreja a oreja con sus dientes que estaban tan extremadamente relucientes, que parecía que hubiera estado toda la noche cepillándose los dientes para lograr tal efecto Si estaba ahí sentado en el escenario recibiendo todo el cariño por supuesto (o mejor dicho hipocresía en el caso de varios) de la escuela Manuel Rodríguez que había dirigido por tantos años. En realidad debo confesar que según mi modesta opinión: le sobraron unos años de dirección, y que si la hubiera dirigido unos doce menos, habría sido para la salud mental de muchos de nosotros que laborábamos en esta escuela mucho mejor. Nunca me voy a olvidar después de recibir las palabras de afecto de todos los docentes. Y de todos los paradocentes (entre los cuales me encontraba yo) y la inspectora, del jefe de UTP. Doña Josefa nuestra nueva directora, dice las siguientes palabras: don Rafael usted ha sido un pilar fundamental para que la escuela sea lo que es hoy, un emblema de buenos valores para nuestra comuna de Camino lo Cerda, y créame que por todo lo que con tanto cariño nos ha dado las puertas de esta escuela para Ud siempre estarán abiertas, luego de decir eso Joel(el otro paradocente que sacaba fotocopias conmigo en la biblioteca) me dice al oído: –

-Supongo que lo estará diciendo solo en forma simbólica-
—Joel eso espero-. Le respondí con suma elocuencia. Sin embargo, luego de un largo discurso de 59 minutos, en el cual contó como 30 experiencias, dice para terminar yo sé que ustedes nunca me van olvidar ni yo a ustedes, pero no se preocupen de un modo u otro ¡yo siempre estaré con ustedes!. Ahora tengo que decir que al principio tuve la leve esperanza que a lo mejor vendría un día o dos como mucho a la semana para ver como marchaba todo, o buscar algo que se le podía haber quedado, pero no, al otro día estaba a la misma hora que llegaba siempre ósea a las 7:30 de la mañana, ya que vivía en la casa dos cuadras de la escuela y como era obvio no había entregado todas las copias de las llaves que tenia del portón de la escuela. Ahora no puedo decir que todos lo odiaban, pues al parecer la directora el jefe de UTP le tenían estima debido a que conocía tanta gente en la comuna, que siempre era capaz de conseguirse un bus para un paseo por aquí un descuento en una panadería por acá etc. El problema constaba que era abusivo con los de más bajo rango en la escuela, o sea nosotros especialmente con Joel y conmigo, en el caso de mi amigo no faltaba que cuando justo eran las 10 para las 5 (hora en que el salía) lo mandaba hacer tramites al centro de la comuna, dejar documentación, hacer compras en el supermercado, y más de la mitad eran para su casa y siempre volvía pasado de las 6:30 de la tarde y en mi caso cada tres veces en la semana cuando ya estaba por irme me llamaba a su oficina, me decían me acaban de llamar del DAEM (Departamento de educación municipal) y vienen a fiscalizar de aseo y ornato, así que antes de irte debes lavarme todas las ventanas por dentro y por fuera de la biblioteca y lustrar las mesas, y eso en 10 minutos lo haces. O de repente me decía el día viernes que ya que vivía tambiéN cerca, que  me llevara los diccionarios y los forrara de con cartulina verde, azul etc. el fin de semana, (durante 10 años lo todos los libros no se forraban y ordenaban menos de 20 veces  al año) además Aunque hubiéramos hecho nuestro trabajo, no podía vernos conversando o descansando un poco, excepto las personas que le hacían la pata, pero en nuestro caso no, pues, nos salía con su máxima favorita que era: Siempre en la escuela hay algo que hacer. Otra mala costumbre que tenía era, que se metía al refrigerador que compartíamos todos los que auxiliares y nos sacaba las cosas, ese mismo día (el posterior a su supuesta salida) mi esposa me había dado un trozo de pai de limón para que tomara desayuno ese día, y lo deje en el refrigerador con un envoltorio plástico con mi nombre, pero a las 10 cuando fui a buscarlo a para tomar desayuno no lo encontré por ninguna parte, le pregunte a todos mis colegas pero al final la señora Anita que hacia aseo, me dice que vio a don Rafael comiéndose algo parecido a un pastel en el patio, y recuerdo que cuando le fui a preguntar, lo reconoció y entre risas me dice dile a tu esposa que la felicito pues tiene muy buena mano. – Gracias se lo diré (viejo de mierda pensé)- Pasaron los días las semanas y los meses y curiosamente cuando a veces estaba enfermo y no podía ir, al principio Joel y yo sentíamos alivio pero este desaparecía al primer recreo pues por micrófono se escuchaba un consejo sobre moral con la voz grabada de nuestro antiguo director, provocando entre los alumnos más de un abucheo, o no era raro encontrar en el diario mural un afiche con la cara don Rafael con un mensaje consejo para tener éxito en la vida como lo había logrado el, y para más remate el departamento de educación de la comuna cuando necesitaba mandar algún recado o hacer una capacitación administrativa no encontraban a nadie más idóneo para tal misión que alguien que conocía tanto el colegio como don Rafael Osorio. Y sin mencionar que iba a cuanto paseo, cena, presentación que tuviera el colegio, y ahí no perdía la oportunidad de abusar de Joel o de mi dándonos ordenes, a vista y paciencia de la directora, quien siempre para «Supuestamente consolarnos» nos decía: Entiéndalo por favor pues echa mucho de menos dar ordenes –
Si se nota nos decíamos con la mirada Joel y yo. Con el tiempo yo Joel y los paradocentes entendimos porque sonreía tanto don Rafael cuando en el momento de su despedida, y esta era por la sencilla razón que él nunca pensó en irse si no al contrario ya tenía todo listo para que estar porsiempre con nosotros.

Comentarios

  1. Esruza

    19 mayo, 2020

    Buen cuento, Randy, me gustó.

    Mi voto

    Estela

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas