TELSA

Escrito por
| 34 | Dejar un comentario

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

                                T   E   L   S   A

 

                         “Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

                                T   E   L   S   A

 

                         “Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

                                T   E   L   S   A

 

                         “Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

                                T   E   L   S   A

 

                         “Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

 

T   E   L   S   A

 

“Love is a many splendored thing”. Telsa no había visto la película que creó esta canción. Pero, cuando la escuchaba; sentía un gozo tan hondo que –a pesar de no atender bien a lo que decía- llegaba a vivir lo más intenso que nunca había sentido; pero tanto, que  la aturdía. Y, después de un rato, en el que no dejaba de tenerla en su mente, volvía a su rutina.

Telsa era arqueóloga. Había llegado a los cuarenta; y la vida normal de una niña, de una joven y de una adulta, había  pasado casi desapercibida para ella; y, ahora, trabajaba en Egipto; llenando el tiempo con sus colegas, sus amores faraónicos, sus ocios rebuscando en las excavaciones, sus alegría festejando los hallazgos –mientras preparaban la jornada siguiente -; y, nada más. Sin embargo –a su modo- era feliz…y libre –algo que nunca había perdido-.

Pero; una humilde radiocasete, la canción “El amor es algo maravilloso”, y un cantante que, a pesar de que casi la estropeaba, la dejaba la dejaba con toda su fuerza; empezaron  a cambiar los pequeños ocios en soledad de Telsa.

—–

El aturdimiento que sentía era, realmente, algo que la removía dentro y que nunca lo había notado claramente: estudios continuados, compañeros  adolescentes tan entregados al saber como   Telsa, distanciamientos sugeridos socialmente de todo lo que concernía a la sexualidad, el matrimonio como un escape sin más, el afán de ser diferente, y el tiempo…habían  adormecido el deseo de vivir “como la mujer que concibe la vida sólo con el hombre”…Todo la había llevado a lo que ahora era y quería.

Pero la música – algo de ella- puede remover tanto el interior que, lo aparentemente perdido salga y quiera lo que es suyo: en Telsa la canción despertó la ilusión de amar y el gozo del amor.

—–o—–

Telsa seguía con su trabajo y sus ocios casi laborales; pero, cuando estaba sola, la canción era lo más atendido: oírla una y otra vez, saber lo que decía, tararearla intensamente y abandonarse hasta que su ser era lo que sentía, imaginaba y pensaba…En esos momentos, llegaba a concebir que no había más que poder amar y ser amada.

Acabó –sin darse cuenta- tarareándola en la excavación  mientras extraía  minuciosamente un resto óseo; y esto llamó la atención de un compañero, aunque solamente la miró sin decirle nada, y, menos  reconvenirle por la distracción; dado el carácter exigente y entregado al trabajo de ella.

Unos días después, Telsa – esta vez sin cantar nada-, advirtió que algunos de sus compañeros –sólo había otra arqueóloga y, en el momento, no estaba- la miraban canturreando –un tanto jocosamente- la canción. Se dio cuenta de que era por ella; se molestó y dejó la excavación. Pero, en la reunión vespertina del equipo; en una pausa hizo un aparte con la otra arqueóloga –Sandra- y quiso saber más de la canción; porque conocía que era de una película y temía que algo de la misma fuera inapropiado o vergonzoso para una mujer. Así, acabó conociendo  la historia de “La colina del adiós”; que, de momento la dejó tranquila y poco impresionada e interesada para querer verla.

—–

Durante unos días, no hubo nada ni en la excavación ni en su cuarto que recordara la película o la canción; porque Telsa, aunque no lo demostraba, estaba molesta hasta con ella misma. Así que, esta vez en su vida, fue ella la que decidió cortar de raíz con estos sentimientos; algo que, durante todo su pasado, nunca hizo porque no había sentido nada parecido… Pero, la colina, la espera y la desaparición –lo más extraño de la historia- no eran sentimentalismos, sino algo doloroso y cómico; “como la muerte de Tutankamon”…Telsa acabó sonriendo.

—–

La excavación ocupaba una tan gran extensión que; lugares bastante alejados entre sí, tiempos frecuentes trabajando en solitario y relieves en las cercanías del Nilo casi ocultos a la vista de La gente; permitían –en los momentos de descanso- meditar, o entregarse al influjo del pasado, sin que nadie interrumpiera.

Telsa –en estas situaciones- había dedicado esos tiempos a descansar y planificar su trabajo; pero, ahora estaba cambiando: “un pasado ocultado que ella hacía emerger a la vida, miles de años esperando y lugares tan solitarios como la colina”. De pronto, Telsa se dio cuenta de lo que estaba asociando. Sin embargo, esta vez se limitó a no seguir con ello y calmarse; pero después –sin saber el por qué- dejó que los sentimientos y la  imaginación afloraran:

“ Tutankamon”. El nombre del faraón apareció en su mente, después  un silencio como si algo se vaciara, el nombre musitado como si  fuera una invocación y, otra vez, el silencio; aunque Telsa sintió que unos sonidos en su mente lo rompían. No hubo más; aunque esa noche volvió a escuchar la canción cuando se encontraba sola.

—–o—–

Después de este suceso Telsa no sintió necesidad de  hacer igual y dejar libre los sentimientos y la imaginación. Sin embargo, en sus excavaciones –tan atendidas como siempre- el nombre del faraón, sin más,  le volvía repetidamente a su pensamiento, mientras que –en sus retiros solitarios- eran la misma tierra, el aire y el espacio los que  parecían incitarla al silencio, a sentirlos a ellos y a hacer algo.

Y al cabo de unos días, un deseo un tanto vehemente y extraño, la llevó a recordar todo lo que tenía del faraón en libros, apuntes, dibujos y reproducciones de objetos relacionados con él; por lo que el descanso nocturno casi desapareció.

A otra persona diferente a ella, toda esta actividad sobrevenida y, aparentemente- sin sentido, le habría ocasionado un problema incluso psíquico; sin embargo, Telsa parecía tener una energía y calma que le  llegaba de algún lugar de su mente, o de…no sabía qué.

—–

No pasaron muchos días; desde que el faraón, la tierra, el aire  y el mismo espacio hicieron sentir a Telsa que tenía que hacer algo; hasta que ella tomó la decisión de hacerlo: se recluyó en su tienda, no volvió a las excavaciones, alegó que necesitaba ese descanso; y se dispuso a ello.

Nada  aparecía en su mente; pero Telsa notaba que era aquella la que  guiaba lo que, ahora, debía hacer con lo que se amontonaba en su mesa de trabajo; y que la energía que la movilizaba tenía el impulso de lo telúrico y la vehemencia de un amor que, ahora, empezaba a manifestar su fuerza.

—–

Desechó la dinastía del faraón, la religión perseguida, la turbulencia de su tiempo, la política y sus manejos, las guerras, las alianzas, las…; y sólo atendió al faraón niño, a su soledad, a su debilidad enfermiza, a su muerte prematura y casi grotesca para los suyos. Y, de toda la vida de Tutankamon, quedó una figura maltratada, desdichada y –penosamente- hasta separado su enterramiento.

Telsa –nunca enamorada- creyó que lo que estaba empezando a sentir por él-siempre había sido su fijación- era amarlo: la misma sensación y la misma hondura que le llegaba al escuchar la canción;… pero, no había gozo sino pena…por la  suerte del faraón, y, el aturdimiento, más que el despertar de algo, era la confusión que le estaba causando todo esto.

—–o—–

Sin embargo, no quiso dejar lo que hacía y volver a su trabajo en la excavación. Pensó que debía esperar, serenarse e intentar comprender lo que estaba sucediendo con ella; desde que escuchaba la canción, conoció su historia y algo, en su mente y fuera, parecía hablarle.

No tuvo paciencia para aguardad; y La canción volvió a estar  presente en su tiempo. Y, la melodía la hacía sentir como antes; aunque su hondura, su aturdimiento y su gozo; no al llevaban a pensar en Tutankamon;  sino en una historia de amor entre un hombre y una mujer y el dolor de la separación; aunque no era la suya.

De pronto, aquel algo de ella y fuera trajeron de su recuerdo un nombre: Anjesenamon, esposa del faraón…Y Telsa –en este trance-piensa que el recuerdo inesperado –como el de Tutankamon- es para que haga lo mismo     que hizo por él.

Pero, lo que sabe de Anjesenamon es muy poco. Fue su hermana y después su esposa; eran dos jóvenes que se divertían y amaban, más que gobernar; y él murió antes. Nuevamente, amor y separación hasta de sus restos.

—–o—–o—–

Telsa tardó poco tiempo en entender que ella no amaba a Tutankamon; y que fue una confusión pensarlo, dejándose llevar por el tropel de sensaciones, sentimientos y, llamadas extrañas e inusitadas. Pero, aunque no las comprendía – no podía-, sí  creía que debía hacer algo para reunirlos para siempre: -“ el amor puede ser eterno; lo siento así, pero no lo concibo”-.

—–

Otra vez, Telsa quedó atrapada  por sentimientos despertados por la canción, pensamientos casi paranormales y frases lapidarias; y  todo la podía llevar a alejarse de una vida normal incluso en su trabajo. Pero no fue así; porque la arqueología –metódica, calmada, rutinaria y, también entusiasta- la hacía ser todo eso, cuando planificaba la resolución de un problema; que era lo que ahora tenía.

El no haberse encontrado la tumba de Anjesenamon  hacía inviable la idea más lógica, aunque  impensable su realización; y lo que podía sustituirlo –si pensaba en ritos, uniones simbólicas y supersticiones- lo veía una burla, una superstición, o un engaño. Solamente –manteniendo respeto y sinceridad- le quedaba el invocar a ¿quién? y pedir ¿qué?,  dejarse llevar por lo que parecía paranormal o patológico;…u olvidarse de todo.

—–

Pero; los nombres seguían en su mente, la sensación en el desierto también, y, la excitación en su cuerpo para hacer algo, no la dejaba.

—–

Telsa empezó a  hiperactivarse: en su trabajo, en buscar datos del posible enterramiento de la esposa del faraón, y en hacer catas –casi en solitario- en lugares dejados de excavar en El Valle de los Reyes. Esto último no pasó inadvertido por sus colegas; a Sandra le explicó que quería buscar la tumba, sin más; y a los arqueólogos responsables, solamente les pidió autorización para aquello.

—–

Su trabajo –cuando la  sobreexcitación empezó a desaparecer- acabó siendo como era en su rutina y sus pequeños hallazgos; los datos de Anjesenamon no aportaban nada nuevo para aquella; y las catas –en lugares casi expoliados- tampoco. Y Telsa fue calmándose, quizás por el agotamiento sobrevenido; a la vez que en su mente no quedaba nada extraño y el desierto – en las zonas que ya no excavaba- sólo era un lugar que sosegaba la vida.

—–

Pero, todo –hasta su interés por la arqueología- se estaba yendo de su mente y de su cuerpo, y Telsa se estaba vaciando de cualquier deseo que la hiciera sentirse o parecer viva; sólo quería descansar .Trató de renunciar a su trabajo; pero, al no aceptar la dirección una decisión tan drástica y -según ellos- precipitada; le ofreció quedarse, reposar y no hacer nada durante un tiempo; y Telsa lo aceptó.

—–o—–

Muy  pocos días tardó en volver a caer. Esta vez, su mente- tan clara y precisa no hacía mucho- la había llevado a pensar que el no hacer, el estar sola y el desierto le traerían la paz que necesitaba, para salir del atolladero que la había vuelto alguien casi deshauciado de la vida. Pero el lugar, la dejadez y la soledad no le darían más que el descanso del cuerpo y de la mente; mientras que en  su más dentro –aquello  que le había hablado – seguiría en ella, entonces sin nada que pudiera silenciarlo.  Telsa,  en este momento, sólo había pensado en encontrar tranquilidad; y, por ello, empezó su terapia.

Al principio de su retiro – tardes en el lugar-  no oyó ni sintió algo como lo de antes. Sin embargo, iba cambiando lenta y firmemente: mañanas y tardes, silencios y esperas sin saber, canción metida en su mente, su historia cada vez más vívida para ella, cansancio vuelto el bienestar del reposo, energía sobrevenida que no la enervaba,…y pensares surgidos que se iban haciendo suyos y claros.

——

Telsa, en  pocos días más pareció desdoblada: cuando caía la tarde y volvía a la vivienda, su quehacer, su trato y su carácter eran los  de una persona descansada, recuperada y alegre, al decir de sus compañeros; cuando estaba en el desierto, su cuerpo era un vacío de vitalidad, pero su mente y su espíritu no se aquietaban; porque el pensar, el sentir  y el recordar no cesaban de fluir de uno a otro; después de silencios y esperas.

A Telsa, le llegó una tarde en la que los pensamientos sobrevenidos parecían centrarse sólo en la historia de la mujer, la colina , la espera y un reencuentro –extraño porque no sucedió-. No los entendió, a pesar de que eran suyos –de su mente y de su espíritu-,y, dejó de pensar en ello; para después –como hacía cada tarde- retornar a la vivienda.

El anochecer –aunque ésta no estaba lejos- llegó demasiado pronto; algo extraño;  como su cansancio, su repentino deseo de dormir y su sentarse en el suelo. De lejos, se vio una mujer dormida, sentada sobre la pared de la entrada de una excavación –una de las catas de Telsa-.

—–o—–

“El desierto –el Valle de los Reyes” y Telsa. Pero no habían en él rastros delo que había sido tiempos atrás, ni de lo que era ahora, sino una llanura extendida, desierta y endurecida por la sequedad; y ella, sin embargo, parecías la misma de aquella mañana; desconcertada y temerosa pero expectante. Al poco, lentamente, el lugar se fue abriendo surgiendo huecos en el suelo que no habían sido excavados; salvo uno en el que Telsa había hecho su última cata.

Telsa- a pesar de esta rareza, intentó comprender lo que ocurría, porque ya un hecho paranormal no le causaba ni temor ni extrañeza y los sentía emerger desde su más dentro- su espíritu-.Presintió que algo –o alguien inesperado- iba a aparecer; pero no fue así. Después, Telsa, se hizo tan extraña como lo que le rodeaba.

Sonidos expelidos por los huecos, cavernosos y esparcidos sin que se mezclaran; que le hicieron sentirse igual que cuando el desierto, el aire y la misma tierra parecían incitarla; pero, ahora, eran voces humanas, aunque sonaban desde otro mundo.

Telsa, casi en trance, podía reconocer lo que decían. Eran nombres egipcios que ella conocía: Akenaton, Nefertitis, Meritaton…; todos emparentados con la dinastía que, en su momento y después, fue odiada por su propio pueblo…De pronto, todas callaron sus nombres, invocaron a Tutankamon, y, en el  desierto sonó el de éste y el de Anjesenamon; llenándolo todo,  repetidas veces ,y, sin que emergieran de alguna oquedad; luego la cata que Telsa había estado excavando se hundió en sí misma, se hizo el silencio; y el desierto volvió a ser lo que era ahora, reapareciendo sus excavaciones. Pero, la sensación de ella volvió a llenarse de la presencia del faraón –ahora, en la misma tierra, fuera de lo que fue su tumba – y de la ausencia de su esposa”.

—–o—–o—–o—–

Después de aquel sueño, la vida de Telsa  cambió; aunque nadie supo ver más que aquello que resultaba extraño e incomprensible: continuó como arqueóloga en diferentes excavaciones pero siempre volvía a Egipto sin hacerlo allí; compró una concesión que a nadie le interesaba y en ella pasaba el tiempo como si fuera un lugar de descanso; aparentemente,  frecuentaba lugares de culto politeísta, casi perseguidos en Egipto; su vida social era inexistente, aunque había estado casada,

siempre con egipcios; y, los que la conocían más la veían feliz y sosegada, pero imposible de comprender cómo era y por qué hacía lo que hacía.

Realmente, Telsa sólo esperaba a Anjesenamon: Ella no podía, ni le permitían, excavar sola; la tumba de la esposa de Tutankamon estaba en aquella cata que –sin nada externo- conocía fuera de sus sentidos; mientras llegaba el tiempo de buscar ayudada por un equipo que aceptara las paranormalidades y su convicción, la protegía de cualquier intervención;y…y Tutankamon y Anjesenamon podían aguardar un reencuentro que solamente necesitaban los suyos, porque ellos ya se gozaban en la eternidad.

 

 

TT

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas