MI INTENCIÓN ERA OTRA

Escrito por
| 31 | 3 Comentarios

Cristina permaneció oculta toda la noche, sumida entre los árboles de copas majestuosas y los espesos matorrales, hasta que a las primeras horas del día, cuando los más madrugadores sacaron el perro a pasear, la descubrieron.

-¿Señorita se encuentra usted bien?

El perro se acercó impertinente para olfatearla, y al instante se puso a ladrar.

El lugar se llenó de coches de policías y ambulancias poco rato después de que el amo del perro los hubiera llamado. Señaló el sitio tratando de no acercarse demasiado:

-¡Está ahí, entre los arbustos!

Me habría gustado estar allí para decir a aquellos policías que ese era un crimen malogrado, que no valía. De igual manera que no vale el borrador de un escrito antes de pulirlo bien para darlo a la imprenta. Era un suceso que daba para poco. Un pobre esbozo de dibujo mal hecho. Improvisado. Había que descartarlo.

-Por favor enfermeros revívanla y ofrézcanle disculpas de mi parte. Aquí no ha pasado nada. De verdad. Mi intención era otra.

 

fin

 

 

Comentarios

  1. Mabel

    9 septiembre, 2020

    ¡Impresionante! Un abrazo Antonio y mi voto desde Andalucía

  2. Sosias

    9 septiembre, 2020

    Hola Antonio nos quedamos con ganas de seguir leyendo.
    Buen trabajo.

    Saludos y mi voto

  3. Gian

    10 septiembre, 2020

    Interesante cuento. Me ha gustado.

    Saludos y mi voto.

    Gian.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas