El baño

Escrito por
| 36 | 3 Comentarios

Está sola. Se desnuda y al hacerlo, deja la ropa tirada por el pasillo; del dormitorio al baño. Abre el grifo y espera a que la bañera se llene de agua caliente. Introduce el pie derecho: quema, pero no le importa. El sudor empieza a resbalar primero por sus brazos; el espejo se ha empañado al instante: ya no puede verse.

Se tiende, echa la cabeza hacia atrás, se moja el pelo y suspira. Se quita el coletero. Le escuece el alma: como si muchas heridas le recorrieran el cuerpo. Sabe que están ahí, pero no son superficiales; se alojan dentro.

Solo tiene ganas de cerrar los ojos. No pensar. Tiene miedo a quedarse dormida: por si vuelve la incertidumbre e intenta ahogarla. No quiere ponérselo tan fácil.

Sus dedos se arrugan por el paso de las horas. Mira sus manos, se las toca y siente el peso de los años; la edad, las dificultades y el reloj, que no para. Siente que no sabe aprovechar su momento y por eso se quiebra.

Escucha la puerta de la calle. Alguien entra y lo ignora. Toca dos veces; ella no dice nada, se limita a esperar. Un abrazo, ya más cálido que el agua, la envuelve y la agobia. Sigue sin decir palabra. Su corazón empieza a latir más rápido de lo normal.

Ha llegado de nuevo, sí, se ha quedado dormida.

Comentarios

  1. Esruza

    5 octubre, 2020

    Me parece muy triste, es la soledad y las ensoñaciones.

    Mi voto y un saludo

    Estela

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas