La carta

Escrito por
| 53 | 4 Comentarios

El pequeño Nilo asomó la nariz por el marco de la puerta del gran salón. Varios de sus rizos se iluminaron al contacto con los cálidos rayos otoñales que se filtraban entre los grandes ventanales. Avanzó tímidamente, con la mirada determinada en identificar su objetivo. Al percibir su presencia, una figura femenina fue a su encuentro, acogiéndolo cariñosamente entre sus brazos.

–¿Qué sucede, cariño? –preguntó amorosamente ella.

–Mami, quiero que le des esta carta a papi. ¿Lo ves?. Y también le he hecho un dibujo.

–Pero, cielo… Es que… –balbuceó la madre, ahogadamente.

–¿Qué pasa, mami?. Es para que se acuerde de nosotros hasta que regrese– insistió, nervioso, el niño–. ¡Díselo tú, tita!. ¡Díselo!.

La tía del pequeño acarició delicadamente la cabeza del niño y con la más dulce de sus sonrisas tomó la carta en sus manos, susurrándole un «no te preocupes, mi amor. Yo se la daré”. Nilo profirió un suspiro de satisfacción, mientras veía a su tía alejarse con la carta, la cual depositó en la gran caja de madera de pino. Inmediatamente después, cerraron el baúl.

Comentarios

  1. Mabel

    6 diciembre, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. Blanchi

    24 enero, 2021

    Un relato enigmático y agridulce, los niños son increíbles.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas