Sonrío esta vez para siempre

Escrito por
| 25 | Dejar un comentario

Sonrío esta vez para siempre, me permito querer
lo que den repente revolotea en mi tristeza,
y sólo a mis ojos miraré
arrancándome miradas de papel, no me hacen falta ya;
aferrarme a una de ellas, es tener en mis manos
el tiempo que se fue, ya no volverá,
ya no lo tendré
y espero las excusas de la muerte
de por qué me voy.

Demasiadas personas en un autobús, que recorre la ciudad,
las mañanas son frías y de vez en cuando
algo me invita a soñar,
algo que me emociona por dentro, al recordar
a alguien extraño;
llueve para las ventanas que se encienden al amanecer
viendo marchar, estrellas que me prometí a mí mismo
enamorado.

**

Escapo de la tarde que me juró jamás
acariciaré sus labios;
escapo de los ojos que me miraron fatal
porque sería un pecado, amarme
con nada nunca para dar
sólo mi ser, fabricando estrellas para verle sonreír.

 

**

¿A quién vengo a darle mi corazón?, a un par de pupilas
que me prometieron soñar en la segunda estación
disueltas entre la gente,
y se van como un día llegó septiembre
secando flores de cartón.
Esperar una intención
me ha devuelto al espejo siempre, entonces entiendo
y sonrío porque las penas son sólo mías
desteñidas sobre mi piel.

**

Escapo de la tarde que me juró jamás
acariciaré sus labios;
escapo de los ojos que me miraron fatal
porque sería un pecado, amarme
con nada nunca para dar
sólo mi ser, fabricando estrellas para verle sonreír.

Sueño con abrazarme y darme a mí mismo la paz,
sueño con un día verme fotografiado en una postal
donde los cielos son azules,
sin tener que morir triste
atando una lágrima a mi rostro,

y querer de alguien más, su sonrisa extraña,
sus latidos muy lejos, que intentan hablarme;
escapo además, de todo lo que me sabe a una promesa
hecha de silencio, hecha por el silencio que siempre hubo
mientras me aferraba a la nostalgia
de cuando no sabía amar.

Y sueño con abrazarme para darme a mí mismo la paz,
sueño con un día verme fotografiado en una postal
donde los cielos sean azules
sin tener que morir triste,
por atar mi vida a cada promesa.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas