El teléfono se va, el teléfono se queda

Escrito por
| 49 | 5 Comentarios

Hornia reza para hoy callos a la madrileña y Zamburiñas, yo solo vengo a por un café, en su terraza un comercial que habla demasiado rápido para entender la conversación, despotrica a mi espalda, el cielo amenaza lluvia, a pesar de ello se está bastante bien, a pesar del comercial y todo lo demás, Madrid me deja entrever algunas cosas que solo andan por aquí. Llevo ya una hora esperando, Madrid a estas horas calla, se nubla y calla, algunos asoman nada más que el brazo con el cigarrillo por la ventana lateral de un bloque bajo, parece el cigarro de antes o después de la siesta, dios sabe si lo mismo es hasta el último. Parece que se va acabando la espera, en una ventana también lateral, una señora mayor me hace señas, luego descubro que es la suegra, que desde la ventana me dice que su yerno ya está llegando, lo dice sonriendo en señal de cordialidad por el retraso y mi cara, se mete, vuelve a salir, ahora con las llaves de la cochera atadas a una larga cuerda. Con esto del covid… Me dice la pobre mujer con mucha resignación. Aquí llega el yerno, se disculpa por el retraso, dice que viene desde Canillejas y me habla de su trabajo, de una llamada de su mujer, de no se que atasco, pero yo ya no escucho, mi mente está ya dentro de la cochera escudriñando todos los rincones, al fin consigue abrir la puerta, queda una segunda, mucho más vieja y descuidada, entramos en la cochera, mucho más grande de lo que imaginaba, antigua empresa de transportes por lo que me cuenta el yerno, tiene pintas de tipo que quiere estar a la moda, pero creo que llega tarde, allá cada uno. Veo la vitrina y me gusta, la quito el plástico que la protegía, falta un cristal y las baldas, ya no me gusta tanto, se ha nublado por momentos la cochera, negocio un nuevo precio, tiene que consultar con su mujer, manda en la cochera, en la vitrina y creo que también en sus calzoncillos, que triste. El habla en bajo, yo me retiro y me fijo en el teléfono de baquelita del cuarto oscuro que hay al lado, si me lo deja a buen precio me lo llevo, mola, me imagino al jefe de aquella empresa chillando en el 52 a un viejo conductor que ya llevara decenas de años en el cementerio de la Almudena o algún otro, me imagino al jefe colgando con fuerza y haciendo sonar la campana interna del teléfono, hago funcionar la rueda de marcado, funciona, me transporta a casa de mis abuelos al escuchar ese sonido tan peculiar, escucho, no hay línea. Mi mujer dice que 120€ y te la quedas, está medio Madrid detrás de la vitrina, tu sabrás. Me la quedo y el teléfono también, cuánto te doy por las dos cosas?. Venga dame 150€ y te lo llevas. Voy a la furgo y vuelvo con la multiusos, el me alumbra y yo desmonto, quito tres tornillos y cuatro cables, lo tengo. Saldamos deudas y cargo. Llama la mujer, el teléfono se queda. Vuelvo con el teléfono, el yerno se disculpa por ser un calzonazos y no poder decidir sobre el teléfono donde un jefe posiblemente gritaba a un pobre viejo chofer en el 53. Salgo y miro a la suegra, está feliz, se ha quitado un trasto más de la cochera vieja y olvidada, el yerno dice que van a montar una fábrica de quesos, yo pienso, no se, no creo que lo vea yo, no me gusta esta zona, se aparca mal y las mujeres tiran abajo sin más los tratos hechos por los hombres, Conduce con cuidado chiquillo, me pareció que decía el rostro de la suegra. Arranco y me voy.

Comentarios

  1. Esruza

    23 abril, 2021

    Me gustó tu relato, Labrida

    Mi voto y un saludo

    Estela

  2. Labrida

    24 abril, 2021

    Muchas gracias Estela, me alegra mucho que te gustase este pequeño relato que me ocurrió hace unos días.
    Un saludo y gracias por seguir ahí.

  3. Juan Brennis

    2 junio, 2021

    Hola. Me parece que el relato está bueno, pero en el medio baja un poco. Al final agarra ritmo y termina bien, y el principio, hasta el primer punto, es excelente.
    Me dieron ganas de leer más cosas tuyas. Un saludo y nos vemos por acá.

  4. Labrida

    7 junio, 2021

    Muchas gracias @juanbrennis, me alegro de que te gustase, la verdad es que todo lo relatado me paso hace unos días en Madrid, me pareció que daba para un pequeñísimo relato y ahí quedó. Un saludo y me alegría que leyeses otros de mis relatos, invitado quedas.

  5. JR

    18 junio, 2021

    @labrida – Pues a mi me ha gustado mucho esta ventanita abierta a unos minutos de tu mundo. Me gusto el ritmo con que lo relatas.

    Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas